_
_
_
_

Valderas lamenta el plantón de los críticos porque hurta el debate y dificulta la recuperación de IU

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

El recién elegido coordinador regional de IU, Diego Valderas, lanzó varios mensajes a los críticos que decidieron darle plantón y no asistir ayer a una reunión interna celebrada en Málaga. Les reiteró que el adversario no está "dentro de casa" sino en la derecha, que "gestos innecesarios" como esa ausencia no ayudan a la recuperación de Izquierda Unida y que en todo caso el plantón no fue al coordinador regional sino "al debate". Fuera del ámbito interno, Valderas exigió al Gobierno central que doble las partidas presupuestarias destinadas a Andalucía.

La decisión de los 115 delegados del sector crítico de IU de no acudir a la reunión convocada para debatir el informe de gestión del coordinador general saliente, Julio Anguita, no le cayó bien a Valderas. Sus palabras no dejaron lugar a dudas: "Mi objetivo al frente de esta organización es recuperar y unir a IU, integrar a la pluralidad interna y me parece que actitudes como ésta no ayudan". Tras calificar la inasistencia como "un gesto innecesario", interpretó que en todo caso el plantón no era a Diego Valderas, sino al mandato de la sexta asamblea federal del próximo día 31, al informe de Anguita y al debate interno. Anoche, apenas medio centenar de dirigentes de los 243 que componen la delegación andaluza, discutían el informe de gestión.

El flamante coordinador regional manifestó que tras su elección pretende abrir una nueva etapa que permita la recuperación de Izquierda Unida. "Queremos sumar y eso no se consigue, lo digo en tono de reflexión, poniendo palos en las ruedas al diálogo. Si me piden una nueva etapa, yo tengo que pedir que nos permitan iniciarla todos juntos", reclamó. Valderas apuntó además que seguir con las luchas internas supone dar la espalda a militantes y simpatizantes. Y acotó: "Los adversarios políticos ni pueden, ni deben, ni están dentro de nuestra casa. El principal adversario es la derecha y sus políticas conservadoras".

En este punto, recordó el mandato de la 13ª asamblea andaluza de apostar por la unidad de acción de la izquierda sobre bases programáticas, aunque matizó que los "giros al centro" del PSOE tras la elección de su nuevo secretario general, José Luis Rodríguez Zapatero, "hacen más dificultoso el camino". Sin embargo aclaró que Izquierda Unida tiene un objetivo prioritario: "Hacer retroceder las políticas de derecha". Valderas precisó que si bien es "difícil" coincidir con los socialistas porque "nos separan muchas cosas", con el PP es "imposible" porque "somos modelos contrapuestos".

Más inversión

Ya fuera del debate interno, el dirigente reclamó al Gobierno central que, prácticamente, duplique las inversiones previstas para Andalucía. El borrador de los Presupuestos Generales del Estado destina unos 149.000 millones para la comunidad autónoma, casi 22.000 menos que el año pasado.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

IU exige sin embargo una inversión cercana a los 275.000 millones, ya que además de reclamar que se mantenga la cifra del presente ejercicio -170.000 millones- pide que se liquiden 51.000 millones de la deuda histórica y casi otros tantos por la asistencia sanitaria de pacientes de otras comunidades que pasan sus vacaciones en Andalucía.

Las reivindicaciones serán plasmadas en enmiendas que la formación presentará a los Presupuestos Generales del Estado. Estos recursos, según IU, deben dedicarse a infraestructuras ferroviarias, de carreteras, al saneamiento, a la creación de empleo y al desarrollo de políticas que contribuyan a equilibras las desigualdades territoriales, sectoriales y sociales.

Además de inversiones, Izquierda Unida reclama a la Administración central más competencias. Para ello, la formación ha presentado ante la Mesa del Congreso una proposición no de ley para que se dé impulso a las transferencias de seguridad, políticas activas de empleo y confederaciones hidrográficas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_