Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Golpe al proceso de paz

Hezbolá estudia aceptar una mediación española

Hezbolá, el movimiento integrista libanés que capturó el pasado sábado a tres soldados israelíes, está estudiando aceptar una mediación española para intercambiar a los cautivos por presos árabes en cárceles de Israel.Hasan Nasralá, el secretario general de Hezbolá, reveló el jueves que la Embajada de España en Beirut tuvo "un contacto con el partido y ofreció su mediación". "Nos preguntaron si teníamos alguna objeción a que España desempeñase un papel mediador, pero no hemos dado ninguna respuesta porque todavía estamos estudiando el ofrecimiento", precisó el secretario general.

Nasralá, de 40 años, hizo esta declaración a la televisión por satélite Al Jazira, de Qatar, que goza de gran audiencia en todo el mundo árabe, y a varios medios de comunicación libaneses. Preguntado en la cumbre de Biarritz sobre la gestión española, el ministro de Asuntos Exteriores, Josep Piqué, contestó: "Algo se está moviendo", pero rehusó dar más detalles, informa Peru Egurbide.

El líder integrista también comentó que estaban abiertos a otros posibles cauces de mediación, además del español, y citó a Alemania.

Hezbolá es una organización shií libanesa apadrinada por Irán. De ahí que EE UU pidiese a principios de semana a España y Francia que intercedan ante Irán para obtener la liberación de los tres soldados, según reveló la prensa de Teherán y confirmó también el propio Piqué en Madrid.

Aznar, en Teherán

El presidente del Gobierno español, José María Aznar, visitará Teherán el 21 y 22 de octubre a su regreso de la cumbre euroasiática de Seúl. Aunque su viaje estaba previsto desde hace tiempo, el apresamiento de los israelíes ha desatado las especulaciones."Con motivo de la próxima visita (...), EE UU ha pedido a Madrid que desempeñe un papel mediador para liberar a los tres soldados sionistas capturados por las fuerzas de Hezbolá", señalaba el martes el diario iraní en inglés Teheran Times.

Hezbolá pareció en un primer momento querer intercambiar a los tres secuestrados por 19 islamistas libaneses encarcelados desde hace años en Israel y que no han sido juzgados. Ahora exige, sin embargo, la puesta en libertad de todos los presos árabes en cárceles del Estado judío, la devolución de los cadáveres de resistentes muertos y aclaraciones sobre la suerte de un periodista iraní y de tres empleados de la Embajada de Irán en Beirut apresados por los israelíes en 1982 cuando ocuparon, por primera vez, una capital árabe.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 14 de octubre de 2000