Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Socialistas y populares acusan a Arzalluz de hacer "el ridículo" con su demanda de intervención europea

Presencia en la marcha del 21

Socialistas y populares unieron ayer sus críticas en contra del presidente del PNV, Xabier Arzalluz, quien el jueves pidió a los dirigentes de la Unión Europea que intervengan para solucionar el conflicto vasco y garanticen el derecho de autodeterminación.El portavoz del PSE, Rodolfo Ares, declaró que el presidente nacionalista se equivoca de nuevo al atribuirse el papel de portavoz de todos los vascos, y el presidente del PP vasco, Carlos Iturgaiz, le espetó que sus ínfulas demuestran que es un aspirante a "Asterix de Euskal Herria". Luego, le instó a que "deje de hacer el ridículo en las tribunas de otros países".

Tan sólo EA apoyó la tesis del PNV al reclamar una Europa de los Pueblos, coincidiendo con la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la UE que se celebra en la localidad francesa de Hendaya.

El portavoz del PSE explicó que Arzalluz, con sus declaraciones y su reivindicación de autodeterminación, lo que está haciendo es, "aún sin quererlo, justificar a ETA. Además, lo que Arzalluz está intentando sacar adelante es un ideario nacionalista que en absoluto es compartido por los ciudadanos". Ares recordó que el PNV no representa la mayoría en el País Vasco, y sólo cuenta con un mínimo apoyo en Navarra y el País Vasco francés.

El portavoz del PSE-EE instó al líder del PNV a que muestre mucho más respeto por la sociedad y deje de hablar en nombre de un pueblo al que no representa. "Su actitud es patética y demuestra un comportamiento totalitario", sobre todo cuando su propuesta sólo persigue "seguir alimentando quimeras nacionalistas que representan lo antiguo, el pasado".

El presidente del PP vasco, Carlos Iturgaiz, fue mucho más lejos en los términos utilizados en su crítica, al asegurar que Arzalluz "sueña con ser el Astérix de Euskal Herria, y ayer en Hendaya vimos que no deja de ser un aspirante de Duce que considera a Francia como su Abisinia particular".

Para Iturgaiz, el acto celebrado por los nacionalistas en Hendaya "ha sido muy clarificador, ya que las palabras de Arzalluz significan independencia y compartir los fines de la organización terrorista ETA", cuando el principal trabajo por hacer en este momento es "defender las libertades frente a las tesis políticas nacionalistas".

Las palabras del presiente nacionalista en la citada localidad francesa le dieron un motivo al PP para poner en duda, además, su presencia en la manifestación contra ETA convocada por el lehendakari para el próximo día 21 en Bilbao. Ayer dijo que al PP "le resulta muy difícil compartir calle" con un lehendakari que todavía tiene que acreditar su "compromiso ético, estatutario y democrático", dadas las dudas que existen sobre su autonomía respecto al PNV. Iturgaiz preparó el camino a un futuro desmarque de esa convocatoria del presidente vasco "si el PNV continúa dando apoyo y compartiendo proyectos con el mundo de ETA y HB en Udalbiltza y en el frente de Estella". También le exigió "que respete con lealtad el marco jurídico político que los vascos hemos aprobado" y esté dispuesto a "aislar por completo a los cómplices de los asesinos, y a romper todos sus vínculos, pactos y alianzas con el mundo de ETA y HB".El portavoz del PNV, Joseba Egibar, advirtió a la militancia de ese partido de que estén atentos ante la posibilidad de que se apliquen medidas de persecución judicial contra el PNV. En sintonía con el presidente de su partido, Xabier Arzalluz, que adoptó el mismo tono victimista y la misma idea de una eventual campaña judicial tras la de HB, Egibar acusó al jefe del Gobierno, José María Aznar, de "satanizar el nacionalismo" e intentar desplazar al Partido Nacionalista Vasco. Una campaña que para Joseba Egibar está llamada al fracaso, "a pesar de su éxito en la Internacional Democristiana".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 14 de octubre de 2000