La crisis permite a Siria recuperar gran parte de su perdida influencia

Hay decisiones simbólicas que valen más que cien discursos. La televisión pública siria retransmitió ayer en directo, por primera vez, imágenes difundidas por la televisión palestina, controlada por Yasir Arafat, de los ataques israelíes contra los territorios palestinos.Esas imágenes significan, y así lo habrán interpretado millones de telespectadores sirios, que Damasco ha perdonado a Arafat. La reconciliación entre Siria y la Autoridad Palestina es una de las consecuencias de la crisis que atraviesa Oriente Próximo.

Hafez el Asad, el difunto padre del actual presidente sirio, reprochaba a Arafat haber quebrado la solidaridad de los negociadores árabes al firmar por separado con Israel los acuerdos de autonomía en 1993. La negociación entre Damasco y Tel Aviv está congelada desde enero pasado porque esta última capital se negaba a aceptar el principio de una retirada total de los altos del Golán que conquistó en 1967.

Damasco, que quedó más aislado a partir de 1993, siempre preconizó una paz global entre árabes e israelíes. La crisis le está permitiendo romper su aislamiento y obtener ciertos apoyos para su tesis de acuerdo global.

La captura, el sábado, de tres soldados israelíes por Hezbolá, una milicia integrista libanesa muy influida por Siria, ha vuelto a colocar a Damasco en uno de los epicentros del terremoto de Oriente Próximo. Tanto el presidente Bill Clinton como el primer ministro británico, Tony Blair, han llamado por teléfono al nuevo jefe de Estado, Bachar el Asad, de 34 años, mientras emisarios y ministros extranjeros se agolpan ante las puertas del Palacio Presidencial de Damasco.

Todos le piden que se esfuerce en apaciguar la frontera norte de Israel, desde donde Hezbolá acosa al Estado judío. Algunos de sus interlocutores, como el ministro británico Robin Cook, muestran incluso ahora su simpatía hacia las tesis sirias. "El Reino Unido", declaró ayer a la salida de su entrevista con Asad, "siempre ha considerado que un acuerdo de paz debía ser global e incluir también a Siria".

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS