Tribuna:
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Hambre

"No es una fatalidad que hoy día, cada 3,6 segundos, un ser humano se muera de hambre. No es una fatalidad que 790 millones de personas en el mundo no dispongan de alimentos, en cantidad y calidad suficientes, para vivir dignamente. No es una fatalidad que 16 millones de personas en el Cuerno de África (Etiopía, Somalia, Sudán, Kenia) se vean hoy amenazadas por una hambruna inminente. Los conflictos olvidados tampoco son fruto de la fatalidad: Angola, Colombia, Sierra Leona".El párrafo que antecede sintetiza el espíritu que ha alentado la confección del nuevo informe anual Geopolítica del hambre, que, bajo el lema "Que nadie diga que no lo sabía, que nadie diga que no se puede hacer nada", la organización de ayuda humanitaria Acción contre el Hambre presentará el próximo lunes 16, a las diez de la mañana, en la sala de actos de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos, UPC, Campus Norte, Edificio C-2, calle de Jordi Girona, 1-3, de Barcelona. En esa misma jornada se celebran el Día Mundial de la Alimentación y la Marcha Mundial de las Mujeres contra la Pobreza. Va a ser un lunes muy especial.

Pero, para que todos los días sean como el próximo lunes, hay que leer el informe, subtitulado Las hambrunas exhibidas. Un extraordinario trabajo realizado por los equipos de Acción contra el Hambre en el terreno y desde sus sedes, en el que se analiza la situación sociopolítica y económica de una cuarentena de países en los que la organización está presente. Los hombres y mujeres que pertenecen a esta entidad saben que "esta batalla tan particular es algo más que proporcionar alimentos: para luchar contra el hambre hay que determinar en cada ocasión nuevas técnicas adaptadas al contexto en el que va a producirse la intervención". El documento aporta respuestas concretas y argumentos sólidos, respaldados por años de experiencia. Lo más relevante de 2000 ha sido una serie de crisis de gran envergadura a las que se ha aplicado de forma incorrecta el apelativo de humanitarias, ya que han sido tanto humanas como políticas. Quien tiene control de los alimentos tiene el poder.

¿Qué más puedo añadir? ¿ Literatura?

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS