Zaplana advierte sobre el escaso margen para reformar el Estatuto

Eduardo Zaplana alertó ayer a los miembros del comité ejecutivo regional del PP sobre el escaso margen de que dispone para llevar a cabo la reforma del Estatuto de Autonomía de la Comunidad Valenciana. El presidente de la Generalitat mantiene negociaciones con Joan Ignasi Pla, secretario general del PSPV, para pactar las modificaciones a la norma básica, pero ayer dejó caer a sus colaboradores que la organización estatal del partido no está para grandes alegrías en materia autonomista.

La reunión del comité ejecutivo regional del PP, celebrada a última hora de la tarde de ayer, parecía de trámite. Pero el repaso habitual de los temas pendientes resultó jugoso. Zaplana comentó que el Ministerio de Fomento presentará antes de un mes el trazado definitivo del tren de alta velocidad entre Madrid y Valencia, pero admitió que ese triunfo ya ha sido descontado por los electores que en ningún caso dudan que la obra será una realidad.Respecto a las negociaciones pendientes con el primer partido de la oposición para resolver la composición de la Acadèmia Valenciana de la Llengua, Zaplana se mostró optimista. Pero no pudo evitar enfríar los ánimos sobre las posibles expectativas generadas en torno a la posible reforma del Estatuto.

José María Aznar, presidente del Gobierno, denunciaó el pasado fin de semana la inconsistencia que supone que los socialistas catalanes aboguen por la reforma de su estatuto de autonomía mientras que los socialistas vascos defiendan la vigencia de la norma básica de la autonomía en el País Vasco.

Dadas las circunstancias, promover una reforma ambiciosa en la Comunidad Valenciana chocaría con la postura de la dirección estatal del partido. La difícil posición de Zaplana explica su oferta al PSPV en el reciente debate de política general, cuando ofreció al portavoz socialista Joaquim Puig que fijara el tope de la reforma compentencial a la que aspira y garantizó que la aceptaría.

Fuentes de la ejecutiva nacional del PP confirmaron que el margen de maniobra de Zaplana para llevar a cabo la reforma del Estatuto es muy estrecha, pero admitieron que la cúpula estatal aceptaría cualquier propuesta que hubiera sido previamente pactada con los socialistas valencianos.

Otra muestra del escaso talante autonomista del Gobierno en el momento actual se produjo también este fin de semana, cuando diversos medios nacionales atribuyeron a una fuente gubernamental unos confusos comentarios sobre la posibilidad de ceder los impuestos especiales a la comunidades autonómas, una aspiración contenida en la propuesta sobre financiación que Zaplana formuló semanas antes de las últimas elecciones municipales.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El presidente aclaró ayer que su modelo apuesta por ceder a los gobiernos regionales la gestión de los impuestos sobre carburantes, pero en ningún caso arrebatar al Estado la capacidad normativa sobre los mismos.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS