Un siniestro sin aclarar desde 1979

El incendio del hotel de cinco estrellas Corona de Aragón, el más lujoso de Zaragoza, se inició a las ocho de la mañana del 12 de julio de 1979 en la churrería de la cafetería del hotel y se extendió rápidamente por la mayoría de las 237 habitaciones del establecimiento. El día del siniestro, el hotel estaba lleno de militares y familiares de éstos que iban a recoger sus despachos en la Academia General de Zaragoza. Entre ellos estaban la viuda de Francisco Franco, Carmen Polo; los marqueses de Villaverde y dos de sus hijos.En el incendio fallecieron 78 personas (la mayoría por inhalación de humo) y 113 sufrieron heridas. ETA y el FRAP reivindicaron el atentado en una llamada a El Heraldo de Aragón el mismo 12 de julio. ETA reclamó de nuevo su autoría el día 14 en Radio Bayona y Radio París. Estas reivindicaciones cayeron en el olvido, a pesar de que la Asociación de Víctimas del Terrorismo siempre ha sostenido que fue ésta, y no la de Hipercor, la mayor matanza perpetrada por la banda. Esa misma sospecha tenía el entonces portavoz del Ejecutivo, Josep Melià, fallecido en agosto pasado, quien siempre apostó por la teoría del atentado. "Pero nunca tuve pruebas", dijo en julio de 1999, con motivo del 20º aniversario del siniestro.

Más información
El Gobierno indemniza a las víctimas del incendio del Corona de Aragón

El hallazgo de rastros de napalm o pirogel en las cocinas no hizo variar la versión oficial de que el origen estuvo en el aceite hirviendo de la churrería, a pesar de que el Supremo estimó en 1988 que la catástrofe se originó por "un elemento extraño colocado por terceros".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS