Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El IVAM descubre la obra tierna y cruel del poeta y pintor Lucebert en 'La tiranía de la libertad'

Lucebert escribió una poesía que igual adoptaba un lenguaje claro y ligero que se manifestaba en un hermetismo casi indescifrable. De manera similar, sus pinturas y dibujos describían desde cuadros íntimos y tiernos a escenas crueles y salvajes, deformaciones que rayaban la locura. Lucebert (Amsterdam, 1924-Alkmaar, Holanda, 1994) combinó a la largo de su vida sus facetas literarias y artísticas. Ahora ese mundo interdisciplinar que convergía a menudo en los poemarios que él mismo ilustraba se muestra a través de una selección de 40 poemas y un conjunto de 146 obras plásticas en la exposición Lucebert. La tiranía de la libertad, que ayer se inauguró en el IVAM Centre Julio González. Lubertus Jacobus Swaanswijk, que siempre se presentó bajo el seudónimo de Lucebert, fue el poeta más importante de las letras holandesas después de la II Guerra Mundial y autor de una obra plástica de gran creatividad de poder de fascinación, según apuntó el comisario de la muestra, Ad Petersen. Radicado a partir de los años sesenta en la localidad alicantina de Benitatxell, donde pasaba largas estancias, el artista holandés mantuvo una estrecha relación con Antonio Saura, que le consideraba su alma gemela del Norte. Se nota en algunos dibujos y pinturas la influencia de los característicos negros de Saura en Lucebert.

El artista y poeta participó en la fundación del grupo Cobra y desde sus inicios se sintió atraído por la obra de Picasso, Arp, Miró y otros artistas vanguardistas. En su obra plástica establece un juego poético entre líneas y colores con gran libertad. Libertad que presidió su creación artística y su vida, lo que explica, según comentó el comisario, el título de esta exposición, primera retrospectiva que se dedica a Lucebert en España. "En sus pinturas se hace patente su extroardinario amor por la libertad", apostilló Ad Petersen.

Se trata de un artista "que quizás es de minorías", pero sus trabajos son "magníficos, sencillos, pero llenos de vida", apuntó por su parte el director del IVAM, Kosme de Barañano.

La mayor parte de las obras que se exhibirán en el IVAM hasta el 3 de diciembre proceden de la colección de la familia -su viuda, Tony Lucebert, asistió ayer a la inuaguración-, de la fundación del artista y del Stedelijk Museum de Amsterdam. El catálogo incluye un texto del escritor Cees Nooteboom.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 5 de octubre de 2000