DEBATE DE POLÍTICA GENERAL

Pujol desprecia la oferta de ERC y advierte a Carod de que su apoyo no es una prioridad

Esquerra Republicana (ERC) se ofreció ayer con gran solemnidad a Jordi Pujol para explorar un "pacto programático y de gobierno", pero a cambio recibió la indiferencia, cuando no la sorna. El presidente de la Generalitat, molesto por la radiografía crítica de la sociedad catalana que hizo el líder de ERC, Josep Lluís Carod, minimizó la oferta de los independentistas e incluso subrayó que Esquerra, a diferencia del PP y del PSC, no es fundamental para alcanzar un pacto sobre la financiación autonómica. "Dentro de un año no nos venga a llamar a la puerta", le constestó Carod irritado.

Más información
La oposición de izquierda pondrá a prueba al tándem CiU-PP con una propuesta sobre la reforma del Estatut
Ribó apela a la unidad de la izquierda como alternativa a CiU

Carod y ERC llevaban meses esperando el momento de plantear formalmente una oferta de pacto a Convergència i Unió (CiU). En julio, ERC afrontó una complicada conferencia nacional para ratificar la propuesta de pacto con el coste de una importante contestación interna, y la misma ejecutiva de Convergència Democràtica (CDC) se había pronunciado en favor de explorar un acuerdo. Pero, llegado por fin el momento tan esperado, el debate de política general, Pujol dio portazo a la propuesta de ERC y ni siquiera la consideró mínimamente seria.Carod quiso dar solemnidad a su oferta y la enmarcó en una "encrucijada decisiva, quizá incluso histórica". El líder independentista ofreció a Pujol los 12 diputados de ERC en un doble sentido: de un lado, para buscar el consenso en los asuntos "esenciales", de "interés nacional"; de otro, para explorar un "pacto programático y de gobierno" con CiU para "superar conjuntamente las dificultades actuales y aprovechar las oportunidades".

La respuesta de Pujol fue tajante e inmediata: ni siquiera tomó en consideración la oferta de Carod por considerarla "tremendamente vaga" e inconcreta. Pujol no se esforzó en disimular su negativa y respondió con actitud burlona, asegurando repetidamente no entender qué le proponía exactamente Carod.

En su intervención, el líder independentista había dibujado un sombrío panorama de la situación de Cataluña tras 20 años de gobierno de Pujol -una de las críticas más rotundas a su gestión nunca pronunciadas desde el campo nacionalista- y a ello se agarró el presidente de la Generalitat para explicar su rechazo: "Exagerar hace perder credibilidad", le espetó Pujol.

Llegar a fin de mes

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Carod volvió al atril furioso y subió el tono de voz para expresar su malestar: "ERC le ha hecho una propuesta seria y usted no la ha tomado así; la ha querido minimizar", afirmó. Y añadió: "Dentro de un año no nos venga a llamar a la puerta porque no estaremos; usted se ha equivocado". Para marcar todavía más el desencuentro, concluyó: "Yo a usted sí que le he entendido, más que nunca: el único problema del Gobierno es saber cómo llegar a fin de mes".El presidente de la Generalitat aseguró que siempre estará abierto al diálogo con ERC, pero advirtió de que no es una pieza clave para consensuar el sistema de financiación autonómica, como tampoco no lo fue en su día para aprobar la Ley de Política Lingüística, que ERC rechazó. "Lo que tenemos que conseguir requiere un acuerdo con el PP y el Gobierno central, y es necesario que también sea asumido por el PSC y el PSOE", recalcó Pujol.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS