Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La huelga de transportistas paraliza el tráfico portuario y provoca atascos en las carreteras

El 80% de los transportistas de Castellón y Valencia secundaron ayer el primero de los tres días de huelga en protesta por la subida del precio del carburante. En Alicante, la convocatoria fue seguida por el 50% del sector. Los transportistas protagonizaron cortes en distintas carreteras de la Comunidad. La huelga también afectó a la actividad portuaria, que quedó paralizada en Valencia, Sagunto y Castellón. Aunque es difícil evaluar las pérdidas derivadas de la huelga, el sector agrario mostró ayer preocupación por las consecuencias que el paro puede ocasionar en la comercialización.

El primer día de huelga del transporte por carretera fue secundado de forma mayoritaria en las tres provincias. En Valencia, decenas de camiones, 30 según la policía, 80 en datos de la Delegación del Gobierno y 700 según la Asociación de empresarios transportistas de Valencia (Asetraval), bloquearon, entre las siete y las doce del mediodía, el by-pass a la altura de Bétera y provocaron retenciones de hasta cinco kilómetros. Los huelguistas permitieron el tránsito de turismos. A media mañana, los camiones se trasladaron a los polígonos de Fuente del Jarro, Picanya y Riba-roja, donde intentaron impedir la salida de camiones del almacén de Mercadona. Las protestas se desarrollaron sin incidentes y no fue necesaria la intervención de la Guardia Civil, que ha establecido durante estos días un dispositivo de emergencia en previsión de posibles incidentes. La Delegación del Gobierno también ha dispuesto un plan de vigilancia que garantice el suministro de productos básicos.El paro también afectó a la actividad en los puertos de Valencia, Sagunto y Castellón. Casi los 700 camiones de la Asociación de Transportistas del puerto de Valencia (Transcont) secundaron la huelga, al igual que los 500 afiliados a la Unión de Pequeños Transportistas de UGT y los 300 camiones de Asetraval. Esta situación provocó la paralización del transporte de mercancías en el puerto de Valencia. Únicamente tres camiones pudieron descargar en el puerto al disponer de autorización, según fuentes de Transcont.

La Federación Valenciana de Empresarios del Transporte, que aglutina al 50% de la flota de la provincia de Valencia, esperaba el resultado de las conversaciones que ayer se llevaban en Madrid para adherirse o no a la protesta. Su portavoz, Andrés Mira, explicó, no obstante, que la organización había dado libertad a sus asociados para sumarse a las protestas.

Esta primera jornada de paro no afectó, por otro lado, al suministro de las estaciones de servicio. Según el secretario de la asociación autonómica, José Luis Tort, "la normalidad" había sido la tónica general del día.

En Castellón, alrededor de cien camiones permanecieron retenidos en la Junquera (Gerona) en el bloqueo que se llevó a cabo en dicho paso fronterizo, informa María Fabra. Las empresas azulejeras, ante el anuncio del paro, se abastecieron de materias primas en los últimos días, para evitar problemas futuros. Así, los transportistas de arcilla, materia prima de esta industria, se sumaron al paro convocado por Conetrans, organización más representativa en la provincia que aglutina a 500 empresas y 2.800 vehículos.

En Alicante, medio centenar de personas cortaron el tráfico, de manera intermitente, en la N-340 entre los municipios de Elche y Crevillent, informa Joaquín Pérez. La Guardia Civil desvió el tráfico hacia la A-7 para evitar las retenciones que llegaron a alcanzar los tres kilómetros. En el casco urbano de Elche, en el polígono del Carrús, una marcha lenta de furgonetas y camiones recorrió el área industrial produciendo atascos. En Alicante, las principales retenciones se produjeron en el polígono industrial de Mercalicante.

A estas protestas se suma hoy el colectivo de taxistas, convocado por la Confederación Nacional del Taxi y Unial.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 3 de octubre de 2000

Más información

  • El transporte de mercancía se adelantó a la semana pasada en previsión del paro