LA LIDIA FERIA DE OTOÑO

El Califa: "Peor, imposible"

Nada le cuadraba ayer a El Califa. Se ha cumplido una hora desde el fin de la corrida y el torero de Xátiva, en compañía de su cuadrilla, aparece en el hotel Victoria. "Esta ciudad está imposible", se refiere al tráfico rodado únicamente. Del otro, del tráfico trotón que poco antes hollaba el piso de Las Ventas, ¿para qué hablar? Hablar para despotricar. "El toro siempre tiene la última palabra. Uno puede ir con toda la ilusión del mundo, pero si el ganado dice que no... ¿qué vas a hacer?", se pregunta el que fuera triunfador de la última feria de San Isidro sin esperar respuesta. "Cada toro que salía por chiqueros era peor que el anterior. Al final, peor, lo que se dice peor, imposible", comenta mientras continúa con su cuestionario huero de contestaciones: "¿Te vas a dejar coger porque sí? La cabeza está para algo. Lo único que he procurado es hacer las cosas en torero, que es lo que soy".Atrás queda el lamento de una corrida para el olvido. "Los toros sólo se podían lidiar. Te apuntas con los de Alcurrucén, una divisa que se supone embiste con clase y...". El Califa recuerda la condición de los hierros con los que se ha visto antes en Madrid y en el listado aparecen los nombres -alérgicos a todo lo que huela a figura- de Dolores Aguirre, Cuadri, Victorino... "Vienes con la ilusión de torear otro tipo de ganado y...". Nada. Ayer, ni el tráfico.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS