Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente indonesio pide un tribunal "insobornable" para juzgar a Suharto

El presidente de Indonesia, Abderrahman Wahid, afirmó ayer que solicitará a las autoridades judiciales la formación de un tribunal "limpio e insobornable" para juzgar por corrupción al ex dictador indonesio Suharto, que ha conseguido eludir todas sus comparecencias ante la justicia alegando problemas de salud. La decisión de archivar el caso provocó el jueves una nueva oleada de protestas en la capital que se saldó con un muerto, más de cincuenta heridos y 16 detenidos.Con el fin de calmar los ánimos y evitar una nueva escalada de violencia popular, el presidente Wahid reconoció que ha cursado instrucciones para recurrir el fallo y designar un nuevo tribunal que devuelva la credibilidad al aparato judicial. Un editorial del Jakarta Post sostenía ayer que la decisión judicial "ha causado un daño irreparable a la nación en su objetivo de restablecer la verdad y la justicia en la lucha contra la corrupción y, sobre todo, a la credibilidad y la imagen pública del Gobierno".

Impunidad

Las autoridades temen que la impunidad que rodea a la familia Suharto, cuya fortuna fue estimada por el propio Wahid en más de 40.000 millones de dólares (casi ocho billones de pesetas), podría provocar un recrudecimiento de las protestas populares. El presidente de Indonesia criticó duramente la actuación del tribunal y aseguró que nadie ha recibido un "trato tan amable" como Suharto. "Los ladrones de gallinas", dijo, "acaban por ser castigados, mientras Suharto ha permanecido libre y sólo bajo arresto domiciliario". Las acusaciones de Wahid suscitaron la inmediata reacción del presidente del citado tribunal, Lalu Mariyun, que rechazó las insinuaciones de un posible soborno y defendió la honestidad de los magistrados.

Diversos observadores internacionales consideran el veredicto judicial "más político que jurídico", y expresaban ayer su profunda preocupación por el impacto popular del fallo. Con el fin de calmar las iras de la población, el fiscal general del Estado, Marzuki Darusman, se apresuró a explicar que recurrirá el archivo de la causa y reclamará el enjuiciamiento del tirano "en ausencia". Con el mismo propósito, el ministro de Justicia, Yusril Ihza Mahendra, afirmó que el hijo menor de Suharto, condenado hace dos días por corrupción, ingresaría el próximo lunes en prisión, aunque sus abogados sostienen que su inmediato recurso ante las instancias judiciales suspendería su encarcelamiento.

El hijo menor y favorito del ex dictador, Tommy Suharto, de 37 años, fue condenado esta semana a 18 meses de cárcel por defraudar al Estado más de diez millones de dólares para una cadena de supermercados que dirige. Considerado un play-boy aficionado a las modelos y los coches de lujo, Tommy Suharto ha acumulado una fortuna personal que supera los mil millones de dólares gracias a las influencias y privilegios obtenidos durante el régimen dictatorial de su padre. El viejo general le concedió el monopolio del clavo, una especia de uso masivo en Indonesia, y el control de empresas de todo tipo, desde la construcción civil a la aviación, las autopistas nacionales o el petróleo. Aficionado al golf, se compró un campo de 18 hoyos en Inglaterra y adquirió por 40 millones de dólares la mayoría de las acciones de la casa de automóviles Lamborghini.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 30 de septiembre de 2000

Más información

  • Wahid denuncia que "nadie ha recibido un trato tan amable" en un juicio