Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TRIBUNALES - CISCAR Y PÉREZ DECLARARÁN EN OCTUBRE

La juez admite la querella contra la Generalitat por el solar de Jesuitas

La juez del Juzgado de Instrucción número 10 de Valencia dictó ayer el auto por el que admite a trámite la querella presentada por el empresario hotelero Antoni Mestre Ferre contra la Generalitat. La demanda acusa de prevaricación en los informes desfavorables a la construcción de un hotel en el solar de Jesuitas de Valencia a Consuelo Ciscar, directora general de Patrimonio, a Carmen Pérez, anterior responsable de este área, y José Ignacio Casar Pinazo, arquitecto de la inspección que realizó el informe.

Polémica

El procurador en Valencia de Antoni Mestre Ferre, José Antonio Peiró, presentó una primera querella el pasado 26 de julio. En ella acusaba a Carmen Pérez, ex directora general de Patrimonio, y a José Ignacio Casar, arquitecto del departamento técnico que elaboró el informe desfavorable. Posteriormente, el 16 de agosto, presentó una ampliación de la misma contra la actual responsable de Patrimonio Histórico de la Generalitat, Consuelo Císcar.La juez Pilar de la Oliva Marrades, según confirmó Peiró, dictó ayer el auto por el que admitía a trámite la querella. El contenido de la misma será comunicado a los acusados el próximo día 10 de octubre en el juzgado. En esa misma comparecencia se les dirá qué día deberán prestar declaración.

Antonio Mestre Ferre es dueño de los hoteles que forman Expo Grupo, ubicados en Barcelona, Valencia y Tenerife. Mestre presentó a principios de los noventa un proyecto de construcción de un hotel en la manzana que fuera propiedad de los jesuitas y que linda con el Jardín Botánico.

Las discrepancias sobre el mismo provocaron una serie de procesos por la vía contencioso-administrativa. Según el representante legal de Mestre, todos los pleitos por la citada vía se han resuelto a su favor. El proyecto de edificación del Grand Hotel Crystal Palace en Valencia logró contar, según Peiró, con las bendiciones del Ayuntamiento, pero ha chocado con los intereses que defiende la Dirección General de Patrimonio. En un principio, la construcción diseñada tenía 20 alturas. El último de los borradores presenta el hotel con diez plantas. Aun así, no ha logrado el beneplácito de los responsables de Patrimonio.

Además de encontrar la oposición de la Consejería de Cultura, Antoni Mestre despertó las enemistades de los defensores del Jardín Botànico de Valencia. De hecho, los portavoces de la Plataforma Salvem el Botànic al conocer la admisión a trámite de la querella han calificado la actuación de Mestre de "inapropiada e improcedente" y han recordado que se ha negado reiteradamente a entrar en cualquier negociación. Estos mismos portavoces consideran que la querella "sólo se puede entender como una venganza contra la Administración o como una maniobra de dilación del proceso".

Fuentes próximas al caso aseguran que Mestre habría pagado a un jurista de prestigio de la ciudad hasta cinco millones de pesetas por un informe para preparar la querella por cargos de prevaricación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 29 de septiembre de 2000