Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:CLÁSICA - HOMENAJE A VILLA ROJO

Triunfo de una voz

Comenzó el curso musical en el Auditorio con un homenaje al compositor, intérprete e investigador Jesús Villa Rojo (Brihuega, 1940), uno de los hombres que con mejor preparación, mayor continuidad y más profundo análisis han contribuido a llevar nuestra música actual hasta el lugar que hoy ocupa. En 1975 creó el LIM (Laboratorio de Investigación Musical) que, a la vez que Villa Rojo sus 60 años, celebra ahora sus bodas de plata. El camino para el compositor mantiene y desarrolla unos principios fundamentales que podrían resumirse así: libertad, independencia, rigor y lucidez en el planteamiento y la solución de todas y cada una de sus creaciones, entusiasmo en la difusión de la música actual aquí y fuera de aquí, inteligencia pedagógica, claridad, equilibrio y voluntad de comunicación.Todos los cruces y caminos, rectas y transversales del pensamiento de Villa Rojo han sonado con precisa belleza en la Orquesta de Córdoba dirigida por Gregorio Gutiérrez (Tenerife, 1962), hecho director en los conservatorios de Madrid y Moscú. Tras el aludido Pasodoble (cadencia andaluza apenas apuntada, quietud y animación interior), escuchamos al violonchelista bilbaíno Asier Polo, el Concierto planteado por su autor en 1983 y resuelto definitivamente en 1995.

Homenaje a Jesús Villa Rojo

INAEM, Fundación Autor, Junta de Castilla-La Mancha. Orquesta de Córdoba. Director: G. Gutiérrez. Solistas: A. Polo, violonchelista y María José Suárez, soprano. Obras de Villa Rojo. Auditorio Nacional. Madrid, 26 de septiembre.

Página representativa de la nuova consonanza, sin acudir a largos arcos melódicos, permite a un solista de la excepcional categoría de Polo un canto intenso y afectivo en el diálogo o la superposición integrada con el tutti o agrupaciones tímbricas más individualizadas. A través de cuatro poemas, la "música enraizada" -como escribe con tino Carlos Villasol- en García Lorca nos condujo el Passacaglia y Cante, de 1998, un díptico contrastado e interrelacionado en sus valores tímbricos, sus apuntes melismáticos y sus constantes interválicas.

El monográfico Villa Rojo interesó y hasta entusiasmó a todos, y el compositor homenajeado recibió intensas ovaciones en unión de sus intérpretes cordobeses, el director Gutiérrez, el violonchelista Asier Polo y la soprano ovetense María José Suárez, refinada protagonista del Cantar con Federico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 29 de septiembre de 2000