Incidente mortal entre un policía militar y otro montenegrino

Momcilo Mojasevic, un policía militar del Ejército de Yugoslavia, de 20 años, mató de varios disparos en la madrugada de ayer a Nebojsa Lekovic, policía del Ministerio del Interior de Montenegro, tras una disputa en un bar situado en un barrio de las afueras de Podgorica.Los hechos ocurrieron en un local refugio de bebedores noctámbulos, llamado Stari Bunar (El pozo antiguo). En la madrugada se encontraban en el bar tres policías militares yugoslavos y dos policías montenegrinos, todos vestidos de paisano. Los policías militares entonaban canciones serbias y elevaban los dedos pulgar, anular y corazón. Levantar esos tres dedos, un gesto tradicional serbio para santiguarse en la Iglesia ortodoxa, ha degenerado en los últimos tiempos en una expresión agresiva. Uno de los policías montenegrinos replicó a los militares yugoslavos con un gesto obsceno con el dedo corazón en alto. Se intercambiaron insultos y la pelea siguió en la calle.

Unas versiones afirman que Lekovic, el policía de Montenegro, se dirigió a su coche en busca de una pistola, pero cayó abatido por los balazos del policía militar Mojasevic.

El Ejército de Yugoslavia declaró que su policía disparó para responder a los disparos del policía de Montenegro y aseguró que hará todo lo posible para prevenir semejantes incidentes. Sin embargo, el presidente de Montenegro, Milo Djukanovic, se mostró ayer indignado por el suceso y acusó a Belgrado de destinar al séptimo batallón del Ejército regular en Montenegro a militares entrenados para provocar conflictos. Según Djukanovic, hay unos 1.500 hombres que actúan como unidades paramilitares. El policía militar yugoslavo pertenecía al séptimo batallón, aseguró el presidente.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 22 de septiembre de 2000.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50