Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los ecologistas y el municipio de Aranjuez rechazan el trazado del AVE Madrid-Cuenca

El proyecto de unir, mediante un trazado ferroviario de alta velocidad, Madrid y Valencia tiene un escollo medioambiental entre la capital y Cuenca. Ecologistas en Acción y el Ayuntamiento de Aranjuez, gobernado por el PP, anunciaron ayer que alegarán contra los dos trazados propuestos por Fomento -que transcurren por el norte y sur de la ciudad- por los "daños medioambientales" que provocarían en la cuenca del Tajo; por contra, la Plataforma Cívica por Cuenca recuerda que "cualquier infraestructura causa impacto ecológico" y que Cuenca necesita ese tren.

Despropósito ambiental

Santiago Martín Barajas, portavoz de Ecologistas en Acción, se mostró ayer "completamente contrario" al AVE a Valencia "cualquiera que sea su recorrido". "Estas infraestructuras crean no sólo enormes impactos medioambientales, sino un gigantesco vacío interior en las zonas por donde pasan. Los trenes de alta velocidad incentivan sólo el crecimiento de las ciudades situadas al principio y final de la línea, pero abandonan a su suerte las zonas atravesadas, ya que en ellas no construyen paradas. Es como ver pasar durante años y años un tren por delante de la puerta de tu casa y saber que nunca podrás tomarlo", asevera. Martín Barajas recuerda que los trazados propuestos por Fomento, tanto por el norte como por el sur de Aranjuez, afectarán a la denominada Zona Especial de Protección de Aves (ZEPA) de los Sotos y Carrizales de Aranjuez. "El impacto de una infraestructura de más de 60 metros de ancho será brutal en la ZEPA. Lagunas, carrizales y ecosistemas líquidos unidos al Tajo desaparecerán. Halcones, búhos reales, avutardas y nutrias verán destruidos sus hábitats naturales".

Para el portavoz de Ecologistas en Acción, "los trazados del AVE admiten muy pocas modificaciones, porque las pendientes deben ser siempre reducidas y las curvas muy amplias para que los trenes no pierdan velocidad. Por eso, cuando el trazado tenga que atravesar los cantizales rocosos de la vega del Tajo, los destrozos serán muy importantes. Habrá que levantar plataformas de sujeción de hasta cien metros de anchura".

Por todo ello, los ecologistas califican al AVE de "infraestructura dura, tanto como puede ser un pantano o una autopista de cuatro carriles". "Últimamente parece", continúa Martín Barajas, "como si las autoridades se hubiesen puesto de acuerdo en ver quién perpetra el despropósito medioambiental más grande", señala.El Ayuntamiento de Aranjuez alegará también contra los dos trazados alternativos porque ambos perjudican diversos espacios naturales protegidos, según anunció ayer Sonia Casado, delegada municipal de Medio Ambiente.

"El Ayuntamiento ya informó en su momento al Ministerio de Fomento de que el trazado previsto para el AVE, a su paso por Aranjuez, podría causar impacto en nuestra riqueza natural. El impacto se produce tanto con el trazado norte como con el sur. Hay que tener en cuenta que el 80% del suelo de Aranjuez goza de especial protección, por lo que es fácil que cualquier trazado nos afecte. Vamos a pedir al ministerio que las medidas correctoras sean las máximas y evitar en lo posible este daño. Espero que Fomento valore el hecho de que la localidad de Aranjuez es candidata a ser paisaje cultural de la humanidad", explicó Casado.

El trazado por la zona sur atraviesa una parte de la ZEPA, donde existen especies como el aguilucho lagunero, el martinete o el milano real, aves que, según la concejal, hay que seguir protegiendo. Aranjuez informó sobre ese aspecto al ministerio a través de un informe técnico presentado en febrero.

"Los corredores centro y sur previstos", señalaba dicho informe, "cruzan el río por una zona calificada por el plan de urbanismo como suelo No Urbanizable Protegido de Interés Edafológico, y rozan el espacio natural denominado Soto del Lugar. Esta infraestructura afectará, además, a espacios propuestos por la Comunidad de Madrid para formar parte de la futura Red Natura 2000", se indica en el estudio.

Por su parte, la Plataforma Cívica por Cuenca se muestra favorable a cualquier alternativa que pase por esta ciudad castellano-manchega. "¡Claro que un AVE o cualquier infraestructura causa un impacto ecológico en su salida de Madrid!", afirman, "pero no se debe jugar con las aspiraciones y anhelos de una tierra pobre y despoblada haciendo prevalecer intereses políticos sobre los técnicos y de vertebración territorial".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 21 de septiembre de 2000

Más información

  • Presentarán alegaciones contra las dos propuestas por su enorme impacto medioambiental