Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:RAÍCES

La mirada joven de Francisco Ayala

No es España, precisamente, un país dado a la complacencia y al reconocimiento para con la obra, ingente y universal, de uno de sus más grandes creadores vivos. Francisco Ayala (Granada, 1906) "no ha sido reconocido aquí", afirma el catedrático de Literatura y Comunicación de la Universidad de Sevilla Manuel Ángel Vázquez Medel, "como lo es en otros países europeos y americanos". Pero no por ello cejará este estudioso del autor granadino en su empeño de "hacerlo popular".Como Cervantes, el autor de El jardín de las delicias escribe para la vida. Y lo hace con esa vocación independiente que nunca se aferra a convicciones ideológicas ni religiosas. Ayala no es de esos autores que van por ahí repartiendo moralina en sus textos. Además, es generoso con el futuro y, según Vázquez Medel, el autor de El boxeador y un ángel "mira a la vida como Moisés a la tierra prometida; siempre con optimismo".

De modo que si en España aún se tienen dudas sobre el valor de su obra, Vázquez Medel recuerda que en otros lugares "con menos prejuicios" se le aprecia. Las ultimas traducciones de sus relatos se han hecho al chino y al serbio, donde aseguran estar encantados con el autor de Los usurpadores. "Ayala", asevera el catedrático sevillano, "es un autor cuya patria es el planeta". Y reivindica sus textos como "un modelo para leer y formarse en la democracia" que debería estudiarse en las escuelas.

La Fundación Ayala -recientemente creada e impulsada también por el catedrático de Teoría de la Literatura de la Universidad de Granada Francisco Sánchez Trigueros- da ahora sus primeros pasos y será en muy poco tiempo, según auspician sus dos secretarios, una referencia cultural, "no sólo para Andalucía, sino también para el resto de España". "Nuestro deseo", añade Vázquez Medel, "es que en la medida en que vaya desarrollándose el proyecto propuesto, influya cada vez más en la cultura andaluza".

El autor granadino, hoy único si nos referimos a su longevidad y experiencia, aporta al mundo de la cultura un recorrido creador de ocho décadas, una panorámica y contactos directos con su generación (Juan Ramón Jiménez, Pedro Salinas, Bioy Casares, Borges...), que ningún otro autor, probablemente, puede exhibir en la actualidad.

Novelista, cuentista, conferenciante, ensayista y hombre moderno donde los haya -escribe con un ordenador de última generación- siempre está vinculado a la realidad. "Por eso propone", explica Vázquez Medel, "que su fundación se ocupe de los jóvenes y les ofrezca recursos para desarrollarse en el ámbito de la creación con imágenes". Algo que podría resultar chocante si se piensa que la propuesta procede de un hombre que ha pasado de los 90 años. El que fuera Premio Cervantes en 1991 es también un agudo teórico y crítico literario, sociólogo, y un pionero en el estudio de algo tan moderno como el arte cinematográfico. "El primer libro que escribió sobre cine data de 1929", recuerda Vázquez Medel.

Tan extensa actividad intelectual, sin duda, da para mucho. Según el catedrático sevillano, recopilador y editor de algunas de sus obras, "la clave está, quizá, en que es un autor vital que mira siempre al futuro". Por eso, uno de los primeros proyectos que va a poner en marcha su fundación será convocar un premio audiovisual. "Y no literario, que sería, en este caso, lo natural", comenta Vázquez Medel.

La Fundación Francisco Ayala, que ya tiene una página en Internet, www.cica.es/aliens/gittcus/ayala.html, cuenta con un presupuesto de 17 millones. Según sus promotores, a este gran pensador sólo le falta que le ocurra como a Gonzalo Torrente Ballester con Los gozos y las sombras, cuando, al ser adaptada a la televisión la trilogía, el autor gallego, desconocido hasta entonces, pasó a ser uno de los autores preferidos del gran público. Y éste es el sueño, precisamente, que Vázquez Medel y Sánchez Trigueros albergan para el universal Francisco Ayala.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 12 de septiembre de 2000

Más información

  • La fundación del autor granadino trabaja en la difusión de las nuevas promociones de creadores