Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jaime Blanco renuncia a seguir al frente del PSOE cántabro tras 23 años

"La gente se cansa de ver la misma cara al frente del partido, y yo también estoy cansado de dirigirlo aquí durante los últimos 20 años". Con esta lacónica declaración a El Diario Montañés, el secretario general de los socialistas de Cantabria, Jaime Blanco, ha anunciado que no será candidato a la reelección en el congreso regional de diciembre próximo, tras 23 años liderando el partido.Médico en excedencia, Blanco, que obtuvo hace 24 años su primer acta de diputado en las Cortes Generales y que en 1991 fue presidente de un gobierno de gestión durante siete meses gracias a los votos populares, se manifiesta partidario de un cambio político en Cantabria, no sólo en la correlación de fuerzas, sino también en su propio partido.

Considera que la nueva ejecutiva debe acumular alguna experiencia para no caer en manos de "un equipo de boy scouts", en presunta referencia a la facción juvenil más partidaria de su caída. "Zapatero, por ejemplo, tiene 16 años de experiencia y es el equilibrio que hay que buscar en el pretendido relevo generacional", puntualiza.

La crisis de los socialistas cántabros desembocó la semana pasada en la dimisión de dos miembros de la ejecutiva: Enrique Ambrosio Orizaola, responsable de Economía, y el ex eurodiputado Jesús Cabezón. Ambos participaron en un foro convocado por un grupo de jóvenes militantes, seis de ellos pertenecientes a la ejecutiva regional, que apoyan un urgente cambio en la dirección.

Los profundos cambios registrados esta primavera en la dirección federal acentuaron la debilidad de Blanco al frente del partido en Cantabria. Así, el comité regional consideró, en abril último, agotada su etapa política, por lo que le instó a facilitar, generosamente, el acceso de un sucesor.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 11 de septiembre de 2000