El alcalde de Tibi ordena revisar todas las viviendas de Finca Terol

Contaminación y familia

Con el convencimiento de que "muchas" de las construcciones son "ilegales" por no disponer siquiera de licencia de obra, y por tanto eluden el pago de impuestos, Ángel Galiano, alcalde de Tibi (L'Alcoià) por el PP, ha ordenado una inspección a gran escala de la urbanización Finca Terol, que acoge más de 400 viviendas unifamiliares, en su mayoría propiedad de vecinos de Alicante. Hace unos días, los técnicos municipales y el cuerpo de la Policía Local recibieron la orden de revisar el catastro, integrado por 2.000 parcelas, y fotografiar todos los chalés. "Tras la inspección veremos cuántas viviendas son legales y cuántas no, y determinaremos qué hacer", señaló ayer Galiano.Es la respuesta inicial del primer edil a la denuncia que le ha planteado ante la Fiscalía la comunidad de propietarios del complejo residencial, que acusa a Galiano de un presunto delito de prevaricación por decretar la suspensión de toda actividad urbanística en el paraje, previa a la tramitación de un plan integral para dotar a la zona de los servicios públicos que carece. Según Galiano, Finca Terol, con una extensión de 2,3 millones de metros cuadrados, no dispone de aceras, asfaltado ni red de ancantarillado o desagüe de aguas sucias.

Los propietarios piden al fiscal que investigue la gestión del alcalde en este caso, por acordar la suspensión cautelar de toda licencia de parcelación, edificación o demolición en Finca Terol sin que mediara la tramitación de un expediente administrativo que justifique la adopción de esa medida excepcional. Alegan que la orden impide continuar las obras en marcha, incluidas las reformas, aunque el alcalde señaló ayer que están equivocados. "Se trata", dijo, "de frenar las licencias de obra mayor hasta que se programen los servicios y se diseñen los viales".

Las posturas enfrentadas han desembocado en un pulso abierto entre las partes. Con el caso en Fiscalía y la inspección municipal en marcha, Ángel Galiano se reserva otras acciones contra los que le acusan de prevaricación, y de momento ha reclamado la intervención de la Consejería de Sanidad para que respalde su actuación. "Los análisis de la tierra de Finca Terol que ha realizado la Universidad de Alicante confirman que el suelo está contaminado por efecto de las fosas sépticas utilizadas desde 1975, y eso hay que frenarlo como sea", declaró el alcalde.Mientras, parte de los propietarios cuestionan la labor municipal, y vinculan las decisiones que adopta el Ayuntamiento a un posible parentesco entre la familia del alcalde y los responsables de la mercantil Myland Levante, de la que parte el proyecto de reurbanización y dotación de servicios del complejo residencial. "Eso son tonterías", señaló el alcalde, "porque el Ayuntamiento no ha comprometido el proyecto con nadie y los vecinos podrán presentar alegaciones".

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 05 de septiembre de 2000.

Lo más visto en...

Top 50