Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:VUELTA 2000 Novena etapaCORRESPONSAL EN EL PELOTÓN

Curvas y más curvas

Qué duras se me hacen las contrarreloj. Y ésta, cómo no, también. Sobre todo en la primera parte, llena de curvas. Curvas cerradísimas, que no te dejan mantener el ritmo. Exigía mucha potencia, con muchos tramos de rectas en la segunda parte, y con el viento de cara. Los corredores como yo sufrimos. Si no hay tramos de subida se nos hacen muy difíciles tantos kilómetros. Los del tipo a Abraham Olano disfrutan. Es un especialista en la lucha contra el cronómetro y uno de los mejores para este tipo de recorridos.Se veía una lucha entre él, Ullrich, Zülle, Igor, Casero... Aquí, los que estamos en el mundillo, pensábamos que la etapa se decidiría entre Zülle y Ullrich. Que demostrarían un dominio total sobre el resto. Pero nos hemos equivocado. No han corrido a la altura que esperábamos. Olano les ha ganado con una gran autoridad. Parece curioso. Quienes mejor pensábamos que correrían hoy han perdido un tiempo que nadie esperaba. Y quienes más parecía que se descolgarían, han acabado bien. Heras, por ejemplo. Ha cedido lo que tenía pensado, no más. No ha perdido mucho con respecto a los otros hombres importantes de la carrera. A partir de ahora, habrá que tener en cuenta al Kelme. Se van a animar con la montaña.

También hay que tener en cuenta el pinchazo de Ullrich. Aunque no quita para que Olano, y también Santos González, hayan tenido un día excepcional. Un triunfo muy importante para el ONCE, que se lo merece. Andaban durante la primera semana sin hacer ruido. Él, Olano, decía que no se encontraba como le gustaría. No es que nos haya sorprendido, conociendo su calidad en las contrarreloj. Pero ha vuelto a ser el de antes. Se ha vestido el amarillo y querrá defenderlo. Abraham ya sabe lo que es ganar una Vuelta.

Ahora nos esperan los Pirineos. Los corredores a los que nos gusta la montaña ya nos hemos puesto en forma. Mañana empieza nuestra Vuelta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 4 de septiembre de 2000