La moción de censura divide CiU de Tossa de Mar

El pacto entre Convergència i Unió (CiU) y la Agrupación de Electores de Tossa de Mar (AET) ha causado la división entre los militantes de la asamblea local de la coalición nacionalista de esta localidad de la Costa Brava. Algunos militantes de CiU, encabezados por Telm Zaragoza, ex alcalde de la ciudad, se han mostrado desde el primer momento contrarios a la decisión del grupo municipal y han llegado a entregar sus carnets de militantes a la dirección del partido.Las divergencias se hicieron inesperadamente evidentes el martes durante una conferencia de prensa convocada por ambos partidos para presentar sus proyectos de gobierno para el municipio. Telm Zaragoza y su sucesora en la dirección local de CiU, Rosa Maria Monrabà, se enzarzaron en una discusión pública en presencia del secretario general de Convergència Democràtica (CDC), Pere Esteve. A éste no le quedó otro remedio que reconocer las divergencias y afirmar que no queda otra opción que "seguir adelante".

Zaragoza aprovechó la presencia de los periodistas para mostrar su desacuerdo con el pacto entre las dos formaciones, que ha obligado al grupo municipal socialista, encabezado por Pilar Mundet, a abandonar la alcaldía y situarse de nuevo en la oposición.

El ex alcalde convergente acusó a su sucesora de "mentirosa" y le recordó que cuando gobernaba al frente del Ayuntamiento de Tossa de Mar junto a Teresa Moré (AET), ésta actuaba "contra los intereses del pueblo". De esta forma, Zaragoza desautorizó el pacto entre las dos formaciones, y aseguró además que la asamblea local convergente desconocía el acuerdo y que Rosa Maria Monrabà le había prometido que "nunca haría alcaldesa a Teresa Moré". Monrabà se defendió de las acusaciones asegurando que su promesa "no era de por vida".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS