La transexual malagueña deja la huelga de hambre tras 24 días

María Bandera, la transexual malagueña que hace 24 días inició una huelga de hambre para reivindicar derechos civiles del colectivo, abandonó la pasada medianoche su protesta tras el compromiso del Ministerio de Justicia de conceder una entrevista a los representantes de la Asociación de Transexualidad Clínica. El encuentro aún no tiene día ni hora, pero según fuentes de la organización la promesa de las autoridades es concretarla a la brevedad.Bandera comenzó su ayuno el 4 de agosto para reclamar la inclusión de las operaciones de cambio de sexo dentro de la sanidad pública española, la modificación automática del nombre una vez realizada la intervención y el reconocimiento del derecho al matrimonio y a la adopción. La mujer se mostró "cansada", aunque "esperanzada" en el encuentro.

Andrés de la Portilla, miembro de una asociación de transexuales de Madrid, calificó de "justas" las reivindicaciones de Bandera y del colectivo: "Si no se aprueban los derechos civiles de los transexuales, las personas operadas continuarán siendo alegales".

De la Portilla reclamó además que el PP retome el proyecto de Ley sobre Derechos a la Identidad Sexual, una iniciativa aprobada por unanimidad hace casi un año en el Senado, pero que aún no ha sido tratada en el Congreso. "El PP hace oídos sordos a 2.500 transexuales que carecen de derechos; mientras gobierne habrá un veto total sólo por razones opusdeístas. Es un Estado sometido al Derecho canónico, donde se produce una violación de los derechos humanos de las minorías sexuales", criticó. Además manifestó que los transexuales tienen "voluntad de diálogo", pero perciben una "actitud cerrada" del Ministerio de Justicia, una posición que contrasta con la postura "más abierta" del de Sanidad. "Transexuales, gays y lesbianas no pueden esperar 100 años más", concluyó.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS