Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un tribunal cita a Suharto para ser juzgado por corrupción el día 31

El ex presidente indonesio Suharto, que gobernó el país con mano de hierro durante tres décadas hasta su caída en 1998, deberá comparecer ante un tribunal acusado de corrupción, en un juicio que comenzará el próximo 31 de agosto. Sus abogados afirman que no está en condiciones de prestar declaración ante el juez debido a los daños cerebrales que padece desde que sufriera dos ataques de apoplejía el año pasado. El fiscal general, por el contrario, afirma que los informes médicos demuestran que está capacitado para responder ante la justicia.

La imagen del anciano dictador, de 79 años, en el banquillo de los acusados resulta todavía difícil de concebir para los miles de indonesios que no habían conocido otra forma de gobierno hasta que Suharto fue obligado a abandonar el poder en 1998, sobrepasado por la creciente violencia y el colapso económico del país. Odiado y temido por gran parte de la población tras 32 años de dictadura y opresión, Suharto fue condenado en mayo pasado a detención domiciliaria, orden que se levantó dos meses más tarde, aunque se mantiene la prohibición de salir de la capital, Yakarta, mientras se celebre el juicio en su contra.Las acusaciones formales contra el ex dictador le serán leídas en la primera jornada del juicio y estarán centradas en la apropiación indebida de fondos de siete instituciones de caridad, de las que supuestamente estafó unos 570 millones de dólares (más de 100.000 millones de pesetas) para enriquecer a familiares y amigos.

Las investigaciones por corrupción contra Suharto fueron reabiertas en diciembre pasado, después de que, dos meses antes, su sucesor en la presidencia y protegido, Yusuf Habibie, rechazara las acusaciones "por falta de pruebas".

La acusación asegura que el ex dictador se enfrenta a una condena de hasta 20 años de cárcel o una multa máxima de 30 millones de dólares (unos 5.400 millones de pesetas). El actual presidente indonesio, Abdurrahman Wahid, ha afirmado que perdonará a Suharto si éste es declarado culpable de corrupción, pero que deberá devolver al Estado parte del dinero defraudado a la nación.

Por otra parte, Wahid informó ayer de la composición de su nuevo Gobierno, en el que el número de ministerios ha sido reducido de 35 a 25. La remodelación había sido anunciada hace semanas por el presidente ante el Parlamento en un intento de frenar las críticas por su gestión y su incapacidad de atajar los problemas del país, principalmente la violencia étnica desatada en algunas provincias y la preocupante crisis económica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de agosto de 2000

Más información

  • El criticado presidente Wahid reajusta el Gobierno indonesio