Cepsa secunda a las grandes petroleras y aumenta dos pesetas el litro del gasóleo y una el de las gasolinas

La segunda petrolera del mercado español, Cepsa (25% de cuota de mercado), anunció ayer un aumento del precio de sus carburantes. La subida, que ha entrado en vigor esta madrugada, ha sido de dos pesetas en el precio del gasóleo, hasta las 117,9 por litro, y de una peseta en los de las gasolinas sin plomo y súper, hasta las 139,9 y 149,9 pesetas por litro, respectivamente. El jueves de la semana pasada, Repsol YPF había aumentado el precio del gasóleo también en dos pesetas, hasta las 117,9. BP (10% de cuota) se había sumado al alza el sábado pasado.Cepsa tardó dos días hábiles en secundar a su mayor rival, en lo que para muchos analistas es el inicio de una nueva escalada de precios de los carburantes en España debido a las actuales circunstancias del mercado internacional. El precio del barril de crudo brent, que hace una semana superó los 32 dólares (máximo desde la Guerra del Golfo de 1991), se mantiene en la línea de los 31 y la peseta, ante la debilidad del euro, cotiza a 184,4 por dólar. Las petroleras tenían congelados los precios de sus carburantes desde finales de mayo a pesar de que el barril de crudo no abandonaba la banda de entre 29 y 30 dólares. La peseta, hasta finales de julio por debajo de los 180 por dólar, les ayudaba a aguantar una situación comercialmente insostenible aunque políticamente beneficiosa. Tanto Repsol YPF como Cepsa querían desaparecer de los titulares periodísticos tras haber sido el foco del malestar de los ciudadanos y del Gobierno por la escalada de precios de los carburantes entre abril y mayo pasados.

Las previsiones de los analistas es que tanto las petroleras como la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) vuelvan a las portadas a medio plazo. La última subida de precios de los carburantes en España sólo apuntala, y de forma muy precaria, los márgenes de ganancia de las compañías por la venta de carburantes por lo que es previsible que haya nuevas subidas.

El aumento de los precios de la energía ha sido malo para el consumidor, pero bueno para las compañías del sector. Gas Natural, participada por Repsol, obtuvo un beneficio neto de 41.500 millones de pesetas en el primer semestre del año, un 20% más que en el mismo periodo de 1999. Segunda buena noticia para la compañía en pocos días, si se considera la reciente alza del 3,5% del precio del gas doméstico decidida por el Gobierno. Gas Natural, que aumentó su ventas un 16% entre enero y junio, perderá el monopolio del sector en 2003, año a partir del cual los usuarios podrán elegir su distribuidor.

Malas perspectivas

El mercado internacional no aportará ningún alivio a los precios que pagan los consumidores, por lo menos hasta el próximo 10 de septiembre. Ese día, en Viena, se reunirá por tercera vez este año la OPEP. Los amos del petróleo podrían decidir una nueva subida de las cuotas de producción. Esto es lo que el mercado espera puesto que se calcula que el suministro de crudo está entre 1 y 1,5 millones de barriles por debajo del necesario. Sin embargo, ante las constantes pugnas y contradicciones de la OPEP, los intermediarios no son optimistas con respecto a un resultado de la cumbre favorable a los países industrializados, es decir, que no esperan una subida de la producción o bien que ésta sea tan modesta que no tenga impacto alguno en los precios.Venezuela ha encabezado en las últimas semanas una empecinada lucha para mantener los precios tal como están. Arabia Saudí, a pesar de su firmeza a la hora de defender la apertura de la espita, no ha puesto más de 200.000 barriles extras en el mercado, según los analistas, del medio millón que anunció en julio pasado. El último pronóstico sobre el precio del crudo es del Centro de Estudios de la Energía Global (CGES). El centro londinense prevé que se mantenga en torno a 31 dólares por lo que resta del año.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0021, 21 de agosto de 2000.

Lo más visto en...

Top 50