Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un salto cualitativo nada "baladí"

El Consejo de Estado, en su dictamen, no oculta su preocupación por las repercusiones que pudieran tener sobre RTVE y lo que ésta significa los cambios que propone el Ejecutivo en una doble vía: la adscripción formal a la SEPI y la dependencia funcional del ente del Ministerio de Presidencia."Posiblemente", asegura, "fuera menos perturbador prescindir del término adscripción [de RTVE a la SEPI], sobre el que pivota la iniciativa en estudio y que aparece en el artículo 1 de los borradores, y tratar de articular, directamente y por referencia exclusiva a RTVE, la idea de atribuir el control de la gestión económica a la SEPI, si efectivamente se considera que ésa es la forma más idónea de asegurar una mejor dirección empresarial del ente público y sus sociedades".

Más rotundo si cabe, el Consejo rechaza de plano la idea del Gobierno, también recogida en los borradores, que manifiesta "la necesidad de conservar [RTVE] una dependencia funcional del Ministerio de la Presidencia".

"La sustitución de la expresión adscripción administrativa por dependencia funcional", destaca el Consejo, "no resulta baladí, sino que representaría un salto cualitativo difícil de cohonestar [dar apariencia de justicia a algo que no lo es] con la independencia requerida de la gestión del ente para satisfacer las exigencias de pluralismo político".

"La dependencia funcional [de RTVE de Presidencia]", añade, "genera la impresión de una atracción al área gubernamental de aspectos concernientes a un ente cuyo Estatuto lo sitúa fuera de dicha órbita por más que el Gobierno tenga ciertas atribuciones respecto a él".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 18 de agosto de 2000