_
_
_
_

La donación de Microsoft

"Billonarios a favor de Bush o Gore", fue el tema satírico de una de las manifestaciones de protesta desarrolladas ayer en Los Ángeles. Y es que aunque suela asociarse a los republicanos con el capital, los demócratas no son una asociación de pobres izquierdistas. Firmas de Wall Street, Hollywood y Silicon Valley, las telefónicas, los colegios de abogados y los sindicatos, entre otros sectores poderosos, ya habían contribuido hasta comienzos de julio a la campaña presidencial de Gore con 22.000 millones de pesetas.

Aunque las viejas petroleras prefieran a Bush y los gigantes de la nueva economía relacionados con los ordenadores, Internet, la telefonía, la televisión, la prensa y el cine empujen claramente a favor de Gore, todo el mundo se preocupa de poner algo de dinero en las arcas de los dos posibles presidentes.

Más información
Clinton entrega a Gore en Los Ángeles un legado de paz social y prosperidad económica

Lo prueba el caso de Microsoft. La empresa de Bill Gates ya ha entregado casi 73 millones de pesetas a la campaña de Gore y, junto con AT&T, Motorola, BP Amoco y General Motors, es uno de los patrocinadores oficiales de la Convención Demócrata. Aunque es el Gobierno de Clinton y Gore el que ha solicitado, su partición en dos, Microsoft quiere estar a buenas con ellos.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_