Amenaza policial a la colaboradora de EL PAÍS en Panamá

Cuatro periodistas del diario La Prensa de Panamá, entre ellos su director adjunto, Gustavo Gorriti, y la colaboradora de EL PAÍS, la española Miren Gutiérrez, esperan desde ayer en sus casas a que una orden de allanamiento permita a la policía, que hace guardia a su puerta, entrar para obligarles a cumplir la orden de comparecer ante el juez emitida el 1 de agosto por el fiscal del circuito penal de Panamá, Armando Fuentes. Gorriti, antiguo corresponsal de EL PAÍS y de The New York Times en Perú, Gutiérrez, y los reporteros, Mónica Palm y Rolando Rodríguez fueron denunciados por calumnia e injuria ante la Fiscalía Auxiliar de la República por el procurador de la Nación, José Antonio Sossa, el 25 de octubre de 1999, debido a dos informaciones publicadas en La Prensa en agosto de 1999 sobre el empresario estadounidense, nacionalizado panameño, Marc Harris.

Gutiérrez, explicó ayer que el FBI, la Hacienda estadounidense y la Interpol alemana y chilena habían solicitado a Sossa que investigase la relación de Harris con el blanqueo de dinero procedente del tráfico de drogas. "Sossa contestó que no había motivos para investigar", dijo Gutiérrez, "e incluso prohibió a la policía hacer nada. Es más, el jefe de la policía judicial y el de la Interpol en Panamá, fueron destituidos".

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 08 de agosto de 2000.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50