Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CONGRESOS POPULARES

El PP renovará la mitad de sus ocho direcciones

Los populares celebrarán entre septiembre y octubre los congresos provinciales, claves para las próximas citas electorales

Sevilla
El Partido Popular celebrará entre el 24 de septiembre y el 15 de octubre los congresos para elegir a sus nuevas direcciones provinciales. La previsión inicial con la que trabaja la dirección regional del PP es que más de la mitad de las ocho cúpulas provinciales serán de nuevo cuño. En este sentido, los populares tienen previsto abrir hueco a más mujeres y a las nuevas generaciones, puesto que se les considera "baluartes" de las próximas citas electorales. Inicialmente, sólo se vaticinan conflictos relevantes en Granada y en Huelva, en las que hay corrientes antagónicas e irreconciliables. No obstante, en ambos casos parece bastante claro que vencerán los candidatos oficialistas.

Entre el 24 de septiembre y el 15 de octubre el PP elige a sus ocho presidentes provinciales y a sus respectivas direcciones (22 miembros de los comités ejecutivos), pocos meses después de haber logrado sus mejores resultados en la historia autonómica y situarse a sólo seis escaños del PSOE en el Parlamento andaluz. El tan pregonado discurso de que el PP es ahora una "oposición de gobierno" tendrá que superar unos congresos que habitualmente dejan fisuras internas y de los que saldrán las cúpulas que se encargarán de diseñar las próximas elecciones municipales y autonómicas. De la fortaleza y unidad resultante de los cónclaves dependerán, en gran medida, las expectativas de las siguientes citas electorales. Inicialmente sólo se prevén problemas de calado en Granada y Huelva. Desde la dirección regional se repite un mensaje: "Renovación, pero con suma", algo que parece difícil de conjugar. La estimación que hace la dirección regional es que hasta el 50% de los rostros de las direcciones provinciales cambiarán. De hecho, de los ocho presidentes que salieron de los últimos congresos, sólo está previsto que sigan dos (Almería y Granada). - Almería. La crisis estallada la última semana de julio en la rama municipal del PP ha quedado reducida a meras turbulencias de un vuelo que aterriza el 24 de septiembre, fecha de celebración del congreso de los populares, y que ratificará por tres años más la figura de Luis Rogelio Rodríguez-Comendador al frente del PP. La exclusión de compromisarios afines al ex alcalde Juan Megino no ha empañado los prolegómenos al IX Congreso Provincial y han abortado los coqueteos del jefe de la oposición municipal con una hipotética candidatura alternativa a la de Rodríguez-Comendador, extremo negado siempre por Megino.

Pero afirma tajante Megino:"No es cierto, para nada. Le aclaré a Luis Rogelio los rumores en esa dirección y le transmití que no tenía ningún interés en ser presidente del partido. Dejé clarísimo que no tengo deseo de pelear por ser presidente porque tengo un trabajo muy importante que hacer aquí . Mi deseo es optar a ser candidato a la alcaldía en el 2003".

Sin embargo, el distanciamiento oficioso aunque nunca oficial entre los dos políticos vaticina el relevo de Megino al frente de la política municipal. Tras la reelección de Rodríguez-Comendador se esperan algunos cambios en las secretarías del partido, aunque el núcleo duro seguirá en manos del mismo equipo que ha logrado los mayores éxitos electorales del PP almeriense.

- Cádiz. El PP afronta su congreso provincial en un momento dulce. Sin fisuras internas -las dos únicas corrientes críticas, en San Fernando y Algeciras, no han obtenido representación en las asambleas locales- y con los mejores resultados electorales de su historia, la ratificación de la actual presidenta, María José García Pelayo, parece que será abrumadora. La dirigente jerezana llegó al cargo hace un año propuesta por Antonio Sanz cuando éste se vio obligado a renunciar a la presidencia provincial tras su nombramiento como secretario general del PP andaluz.

La presidenta provincial acude al congreso convencida del respaldo de la dirección regional y de la militancia, tras cosechar el PP, por primera vez, la victoria en las pasadas elecciones generales en la provincia de Cádiz. "Son avales suficientes que justifican la petición de un nuevo respaldo", sostiene García Pelayo, quien se pone como reto, si es elegida, ganar las elecciones municipales del año 2003 con dos fórmulas: "Abrir el partido a la sociedad y dar el papel que se merecen a militantes y concejales dentro de la organización".

- Córdoba. El senador Enrique Bellido es el candidato con más papeletas para presidir el PP cordobés tras el congreso provincial que esta formación celebrará el 30 de septiembre próximo. Bellido no ha dado aún el paso adelante, lo mismo que otro posible candidato que puede surgir, como es el caso del portavoz adjunto del PP en el Parlamento de Andalucía Salvador Fuentes, que sólo se limita a decir: "No descarto presentarme".Bellido ha manifestado a responsables del partido su intención de presentar su candidatura siempre que cuente con un "apoyo suficiente" para ganar el congreso y ha anunciado que esta próxima semana dará a conocer públicamente su decisión de presentarse o no para dirigir el partido. Cree que esperar a septiembre para dar a conocer su nominación no permitiría disponer de tiempo para negociar un equipo directivo. Reconoce que está en contacto con las direcciones nacional y regional del PP para definir el perfil del candidato, y advierte de que de salir elegido sólo estará un solo mandato como presidente del PP.

Fuentes, por su parte, prefiere esperar hasta finales de agosto para anunciar si se presenta o no.

- Jaén. El anuncio de que Miguel Sánchez de Alcázar dejaría la presidencia desató la batalla por su sucesión. El candidato oficial, bendecido desde Sevilla, es el actual secretario general, José Enrique Fernández de Moya, pero enfrente tiene a Antonio Rodríguez, número dos de Ramón Palacios, alcalde de La Carolina. La pelea se ha mantenido en el interior del partido hasta que Rodríguez emitió un comunicado el pasado mes de julio acusando a la organización del congreso de actuar en beneficio de su oponente y de entorpecer su candidatura. La dirección, externamente, no ha dado importancia a la agria actitud de Antonio Rodríguez y se muestra convencida de que será Fernández de Moya el próximo presidente. Antonio Rodríguez mantiene una antigua disputa con Sánchez de Alcázar y su exclusión de las listas para el Parlamento andaluz ha sido la última gota de un vaso que ya consideraba demasiado lleno.

- Málaga. El 7 de octubre, el PP elegirá a su nueva dirección en un congreso que se plantea mucho más tranquilo de lo que en principio hubiera podido sospecharse. El sector crítico, encabezado por el primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Málaga, Manuel Ramos, no obtuvo ni un solo compromisario en la votación que se celebró el 21 de julio. El anuncio de esta candidatura alternativa provocó en su momento bastante revuelo en el PP de Málaga, y no pocos en el partido expresaron sus sospechas de que estaba auspiciada por la ministra de Sanidad y ex alcaldesa de Málaga, Celia Villalobos. Pero, paradójicamente, la presencia de los críticos sirvió para afianzar al candidato oficialista a la presidencia provincial, Joaquín Ramírez, que sustituyó a Manuel Atencia, y que ahora acudirá al congreso con el apoyo expreso de toda la cúpula del PP malagueño, incluido el grupo municipal, cuyas relaciones con la dirección se llegaron a cuestionar en algún momento. Precisamente dos miembros muy significativos del grupo municipal, el alcalde, Francisco de la Torre y la concejala de Bienestar Social, Mariví Romero, han sido propuestos por Ramírez como vicepresidente y secretaria general, respectivamente.

- Sevilla. La retirada de la política de la actual presidenta del PP, Amalia Gómez, será cubierta con total seguridad por Ricardo Tarno, un dirigente que comparte con la primera su proximidad a Javier Arenas y con el que ya estuvo en el Ministerio de Trabajo, al frente del Instituto Nacional de la Juventud. Ni disidencias ni alternativas hay en Sevilla, una provincia en la que, curiosamente, el PSOE consigue, elección tras elección, sus mejores resultados en Andalucía. Desde su regreso de Madrid, Tarno, actualmente secretario general del PP de Sevilla, se ha encargado, principalmente, de recorrer los pueblos de la provincia, en los que el PSOE tiene su mayor granero de votos, y articular un proyecto que permita acortar diferencias. Elegido parlamentario autonómico en marzo, cuenta tanto con el respaldo absoluto de Arenas y de la dirección regional del PP.

Esta información ha sido elaborada por M. J. López Díaz, J. L. Rodríguez, F. P. Monguió, C. del Arco, E. Peláez.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 6 de agosto de 2000