El paro empieza a ser sólo de mujeres

23 provincias españolas tienen pleno empleo masculino, por ninguna pleno empleo femenino

Un trabajo de investigación efectuado en noviembre de 1999 para el Instituto de la Mujer concluía que "el desempleo se ha convertido en un problema de mujeres" en España. Y las cifras empiezan a demostrar que la advertencia puede ser una realidad. La evolución de las cifras del paro son elocuentes: a finales de junio de 2000, los datos del Inem reflejaban que en 23 de las 52 provincias españolas se había conseguido lo que puede denominarse "pleno empleo masculino", con tasas de paro inferiores al 4%. Ninguna provincia había alcanzado el "pleno empleo femenino".

Más información

Tasa de natalidad

Las mismas cifras del Inem reflejan que el número de mujeres en paro dobla al de los hombres, porcentaje que se mantiene en lo que respecta a los menores de 25 años, donde se supone que la mujer tiene un grado de cualificación similar o incluso superior al del varón. ¿Va España camino de convertirse en un país de mujeres en paro?Las organizaciones sindicales son muy tajantes al respecto y disponen de un auténtico arsenal de números y porcentajes para demostrar la discriminación de la mujer en el mercado laboral. UGT emplea el término "feminización del desempleo" a la hora de advertir que si en 1995 las mujeres suponían el 51,5% de los parados, en 1999 pasaron a contribuir a tan injusta causa con el 58,7%. Para UGT, el perfil medio del parado es una mujer menor de 35 años, con estudios primarios, en busca de trabajo no cualificado, que lleva ocho meses desempleada y necesita mejorar su formación para encontrar un empleo. A la mujer le corresponde siempre la peor parte del pastel: el sueldo medio de un hombre es de 255.544 pesetas por 195.613 pesetas el de una mujer.

Responsables de la casa

El estudio de CC OO es igualmente contundente: la tasa de actividad femenina (39,1%) es casi la mitad que la masculina (63,3%), la tasa de paro femenino (22,4%) es más del doble que el masculino (10,8%) y la tasa de ocupación femenina (30,4%) es casi la mitad que la masculina (56,5%). CC OO concluye que una buena parte de las mujeres que se incorporan a la actividad laboral pasan directamente al paro y se explica algunas de las razones de la baja tasa de natalidad en España: las mujeres con la tasa de natalidad más baja son las desempleadas (0,85) y las trabajadoras con contrato temporal (0,67). Explica también que la tasa de empleo femenino en España esté situada casi 13 puntos por debajo de la media en la Unión Europea.La CEOE no entra en el debate de los números: "Conocemos los datos, pero no los hemos analizado en estos términos", dice Pilar Iglesias. "Es evidente que se ha creado empleo femenino y en la medida en la que hay empleo la gente se anima más a demandarlo. Pero la realidad es más compleja y fijarse sólo en una estadística puede ser peligroso. Hay un problema cultural. Desde luego, es un punto que todavía no hemos analizado en el marco del diálogo social".

Donde algunos argumentos saltan por los aires es en lo que afecta al empleo o paro juvenil. El 53,1% de los matriculados en universidades son mujeres. El 58,7% de los alumnos que terminan sus estudios son mujeres. Eso debería significar que, a la hora de conseguir un puesto de trabajo, ellas están igual o mejor preparadas que ellos. El mercado laboral, sin embargo, se empeña en contradecir estas cifras: un 22% de desempleados frente a un 36,8% de desempleadas. En términos absolutos, hay 89.901 parados frente a 167.300 paradas menores de 25 años en el Inem. Pero estas cifras tienen otra explicación. ¿Por qué las muejeres acaban las carreras en mayor número que los hombres? La socióloga Inés Alberdi sugiere una respuesta: "Porque las mujeres tienen más tiempo para ello dado que tardan más en encontrar un empleo".

Alberdi destaca "el proceso enorme de modernización" de la mujer española, y su integración plena al compromiso laboral, "pero no se ha hecho un esfuerzo paralelo en cuestiones tales como atención social, liberalización de los horarios escolares o cobertura de guarderías. Las mujeres siguen siendo consideradas como las responsables de la casa y ese sentimiento beneficia a los hombres. Los empresarios siguen prefiriendo al varón a la hora de la contratación porque lo consideran menos arriesgado". "No hay un sentido de responsabilidad colectiva. Por ejemplo, en los permisos de maternidad, que deberían ser forzosos tanto para hombres como para mujeres. Claro que tiene que haber políticas que incentiven la contratación de gente joven, pero con medidas sociales que hagan igual de gravoso contratar a un chico que a una chica". Sindicatos, patronal y Gobierno seguirán discutiendo sobre la eficacia de las medidas adoptadas, pero en unos días saldrán nuevos datos. Y la tendencia seguirá imperturbable. ¿Será España un país sólo de mujeres en paro?

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 30 de julio de 2000.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso para llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete
Lo más visto en...Top 50