El Gobierno británico destinará 11,5 billones a inversión en tres años

El ministro británico de Hacienda, Gordon Brown, prometió ayer una inyección pública de 43.000 millones de libras (unos 11,5 billones de pesetas) durante los próximos tres años para, según dijo en el Parlamento, "corregir el daño causado por décadas de infrainversión". Educación, sanidad, transporte e interior son las áreas más favorecidas en el proyecto laborista de gasto público que crecerá a un ritmo del 3,3% anual, por encima de la tasa de inflación y de las proyecciones de crecimiento ecónomico.

Críticas

La sequía en la financiación de los servicios públicos británicos, fomentada por el firme compromiso de los políticos laboristas de mantener la inversión durante los dos primeros años de Gobierno de Tony Blair a los reducidos niveles impuestos por la anterior administración conservadora, se aproxima a su fin.A partir del año próximo y hasta el ejercicio 2003-2004, el Ejecutivo laborista destinará un total de 11,5 billones de pesetas a mejorar la educación, la sanidad y los transporte públicos, o, entre otras áreas populares, a potenciar el reclutamiento de agentes policiales y combatir el crimen.

La inyección de capital representa un incremento medio anual del 3,3% en términos reales y afecta a todas las carteras ministeriales, incluida Defensa, que ve aumentado su presupuesto por primera vez desde 1985.

Otras áreas, como Exteriores, Cultura, incluida la cadena de radio, BBC World Service, reciben igualmente recursos extras.

El ritmo del crecimiento de la inversión, superior al 2,5% oficial previsto para la economía del país, dio pie a las críticas de la oposición conservadora. "Derrochadores", acusó el portavoz tory de Hacienda, Michael Portillo, durante el acalorado debate que siguió la presentación oficial de la revisión del gasto para los próximos tres años. Brown defendió la "prudencia" de su gestión económica desde 1997 como el factor que hace posible el incremento de la inversión. "El Estado de nuestras finanzas estatales es fuerte porque hemos eliminado 44.500 millones de libras [unos 7,5 billones de pesetas] del déficit que heredamos y hemos reducido los intereses de la deuda nacional pública", señaló. Pero la prudencia gubernamental y el compromiso de los ciudadanos siguen dominando el discurso laborista, y el jefe del Tesoro indicó ayer que "el dinero estará sujeto en cada fase a la producción y rendimiento".

El reparto de la inversión favorecerá especialmente a la educación estatal, que recibirá una inyección de 12.000 millones de libras (3,2 billones de pesetas), equivalente a un incremento anual del 6,6%, para mejorar la educación secundaria y promover los estudios universitarios entre las clases desfavorecidas.

Con los indicadores económicos favorables al Gobierno, Gordon Brown podrá probablemente cumplir su promesa de aumentar notablemente la inversión que, de acuerdo con los analistas, elevará el endeudamiento en torno al 1% del producto interior bruto (PIB).

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS