Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El club cree que el Barça da por perdido a Figo

En el Madrid siguen teniéndolo muy claro. Figo vestirá de blanco. Y lo hará enseguida. Incluso se dan plazos y fechas. Horas no, que el club ha preparado un completo dispositivo para ocultar a Figo. La sensación es que el Barça ha tirado la toalla. Y creen que si Figo no está ya mismo en Madrid es porque el jugador prefiere esperar a que se celebren las elecciones en el Barça. Tampoco tiene prisa Florentino Pérez, quizá porque ayer, en su primera actuación como presidente, se reunió en su nuevo despacho con Julio Senn, director general del club, escuchó de primera mano cómo se encuentran las estructuras y las cuentas del mismo, "y las noticias que le llegaron le produjeron espanto", dijo uno de sus colaboradores.Pero las noticias que José Veiga, representante de Figo, y Futre, que actúa como intermediario del Real Madrid, emiten desde Cerdeña, donde se encuentran con Figo, deben ser de lo más halagüeñas en vista de la euforia que transmiten algunos responsables del club. Según se ha sabido, en el precontrato firmado entre Veiga, que actuaba con un poder notarial del jugador, y Florentino Pérez existe una cláusula por la que, si alguna de las dos partes no cumple su compromiso, abonaría a la otra una cifra cercana a los 3.800 millones de pesetas. El equipo directivo de Pérez se agarra a ese dato. Si Figo no llega, el Madrid tendría que recibir ese dinero, que sería suficiente para cumplir la promesa de abonar la cuota anual de los socios, unos 1.700 millones. Joan Gaspart, candidato a la presidencia azulgrana, no se mostraba precisamente optimista en el día de ayer: "Si alguien paga 10.000 millones -11.600 si se incluye el IVA- y el jugador quiere irse, ni yo ni nadie podemos hacer nada. Todo depende de él. El nuevo presidente puede reunirse con él y negociar. Pero si no quiere quedarse... Cada uno es muy libre. También se fue Schuster y no pasó nada". Txiki Begiristain, miembro de la candidatura de Bassat, reconocía que veía más fuera que dentro al jugador.

Pero no sólo se habló ayer de Figo en el Madrid. También de Anelka. El club maneja una oferta del París Saint Germain, cercana a los 5.300 millones, y ve con buenos ojos el traspaso. El jueves habrá solución al caso. Hoy, Florentino recibirá un informe detallado de manos de Senn, volverá a hablar con Pirri, director deportivo del club, y recibirá a Del Bosque. Ayer, el que acudió al despacho el presidente fue Lorenzo Sanz Durán, hasta ahora responsable de la sección de baloncesto, que presentó su dimisión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 19 de julio de 2000