Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una colilla es el probable origen del incendio de Oropesa, que ha calcinado 500 hectáreas

Una colilla lanzada desde un vehículo que circulaba en la mañana del sábado por la autopista A-7 en dirección a Barcelona parece ser la posible causa del incendio que ha arrasado una superficie cercana a las 500 hectáreas en el término municipal de Oropesa. El fuego, que duró 27 horas, fue dado por controlado poco después del mediodía de ayer, pese a que, durante la mañana, todavía permanecieran varios frentes activos. Finalmente, el paraje natural del Desert de Les Palmes no se vio afectado por el incendio, que provocó el sábado cortes de carreteras y ferrocarril.

La llegada de la noche obligó a la retirada de los medios aéreos, mientras las brigadas de bomberos aparecían exhaustas al pie de las laderas de la sierra de Oropesa, que ardió durante la noche. El viento que sopló en la madrugada, aunque con menor intensidad que durante el día, volvió a colaborar en la propagación de las llamas y dificultó el trabajo de las brigadas terrestres. En cuanto a las cuatro urbanizaciones que fueron desalojadas de forma preventiva, Les Platgetes de Bellver, Torre Bellver, La Renegà y El Rodecho, que suman alrededor de 400 viviendas, sus habitantes regresaron, en su mayoría, a lo largo de la tarde. Otra urbanización, la del Balcó, también hubo de ser evacuada, durante la tarde, aunque sus vecinos regresaron a sus casas poco tiempo después. El consejero de Medio Ambiente, Fernando Modrego, revisó en la mañana de ayer el perímetro afectado y confirmó, respecto al origen del incendio, que una de las hipótesis de más peso y que comparten los servicios de investigación de la policía autonómica, el Seprona y los propios bomberos es la de una negligencia al lanzar una colilla a la cuneta de la autopista. Modrego añadió que estos servicios están revisando los partes meteorológicos y los niveles de viento que se dieron a la hora a la que comenzó el incendio, alrededor de las 10 de la mañana, con el fin de precisar si la rápida propagación del fuego llegó desde ese punto. El responsable de Medio Ambiente apuntó además que pese a que en un principio se apreciaran varios focos, esto pudo deberse a la acción de las piñas que por efecto del calor saltan hasta una distancia de cien metros, extendiendo de esta manera las llamas.

Para prevenir nuevos brotes, la Dirección General para la Conservación de la Naturaleza envió ayer un avión especial, llamado ACO, que está dotado de un dispositivo de infrarrojos que permite detectar los focos más calientes para que así los demás medios aéreos puedan llevar a cabo descargas en puntos clave.

Toda la costa de este término municipal castellonense olía ayer a humo, aunque quedaba la satisfacción de que el incendio, que ha afectado a unas 500 hectáreas, no alcanzara finalmente al paraje natural del Desert de Les Palmes, de alto valor ecológico, que en varias ocasiones estuvo amenazado. En la superficie afectada el fuego arrasó monte bajo, matorral y arbolado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de julio de 2000

Más información

  • El fuego, que no afectó al Desert de Les Palmes, fue controlado a mediodía de ayer