Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ETA VUELVE A MATAR

ETA asesina a un edil del PP en Málaga

José María Martín Carpena, de 50 años, murió acribillado por seis balazos frente a su domicilio

El concejal del PP en el Ayuntamiento de Málaga José María Martín Carpena fue asesinado ayer en el aparcamiento de su domicilio cuando se dirigía a pronunciar un pregón de las fiestas del Carmen. Un individuo, de unos treinta años, se acercó a él y le disparó seis tiros a bocajarro, uno de los cuales le alcanzó la nuca. Su mujer y su hija adolescente, que presenciaron el asesinato a escasos metros, rompieron a llorar. Todos los indicios apuntan a la autoría de ETA. Martín Carpena es la sexta víctima mortal de la banda desde que el pasado noviembre rompió la tregua. El atentado se produce el mismo día en que la Iglesia vasca ha pedido el respaldo explícito de los políticos hacia las víctimas de la violencia etarra.

El concejal del PP en el Ayuntamiento de Málaga José María Martín Carpena, de 50 años, murió anoche acribillado a balazos, delante de su mujer y su hija, cuando salía de su casa para acudir a un acto del Ayuntamiento. El edil, que se disponía a subir a su coche oficial, recibió seis tiros, y en el lugar del atentado fueron encontrados los seis casquillos, que corresponden al calibre utilizado habitualmente por la banda terrorista ETA: nueve milímetros parabellum. Las dos mujeres, deshechas en llanto, arroparon al hombre, sin poder hacer nada por evitar su muerte.El ministro portavoz del Gobierno, Pío Cabanillas, declaró anoche a este periódico que el Ministerio del Interior considera, con un 99% de posibilidades, que la autoría del atentado corresponde a ETA, aunque se mantenían cautelas por el hecho de que el número de disparos efectuados es muy superior al que suelen realizar los etarras en sus atentados. Aunque la munición es la habitualmente utilizada por los etarras, no es tan común que use la fabricada por la empresa Santa Bárbara para las fuerzas de seguridad del Estado y el Ejército. Martín Carpena fue asesinado en fin de semana, al igual que las dos anteriores víctimas de ETA.

El concejal, presidente de las juntas de distrito de Carretera de Cádiz y Puerta de la Torre, no tenía escolta oficial y, que se sepa, no había recibido amenazas. Como a todos los ediles del consistorio, la protección les había sido retirada hace unos meses.

Seis disparos

El coche oficial -un Peugeot 405, azul metalizado, con matrícula de este año- tenía el cristal del conductor roto por los disparos. La hija adolescente del concejal hizo una descripción somera a la policía del individuo que abatió a su padre. Todas las versiones coinciden en que el asesino llevaba una gorra, y fuentes de los cuerpos de seguridad apuntaron que vestía camisa oscura. También indicaron que el asesino pudo haber esperado al concejal junto al portal más de una hora y haber realizado dos disparos primero desde un lado del coche y los otros cuatro desde otro ángulo.Desde el primer momento se especuló con la posibilidad de que se tratara de un atentado de la organización terrorista, aunque ni el tipo de munición ni el modus operandi coincide exactamente con los métodos de la citada banda, según indicaron fuentes de la investigación. Por el momento, no hay certezas sobre la autoría. El juez ordenó el levantamiento del cadáver a las 23.20.

Martín Carpena fue asesinado, según precisó el concejal de Seguridad, Manuel Ramos, sobre las 21.40 horas en el pasaje conocido como la calle Rosa, justo al lado de su domicilio en la calle Carril de Gamarra, en una popular barriada malagueña, Nueva Málaga, muy próxima al hospital regional Carlos Haya. Un coche oficial había acudido a recogerle para trasladarlo a un acto de unas fiestas populares, el Pregón de la Biznaga, en la finca de La Cónsula.

El alcalde de la capital malagueña, Francisco de la Torre (PP), informó dos horas después de que aunque no podía precisar con total certeza el número de personas que perpetraron el atentado, los testigos presenciales habían visto salir huyendo a un solo hombre que tenía la cabeza parcialmente oculta por alguna gorra o un sombrero.

Protección oficial

Ninguno de los concejales del Ayuntamiento de Málaga tiene protección oficial. La ministra de Sanidad y ex alcaldesa de Málaga, Celia Villalobos, aseguró que el concejal asesinado era muy escrupuloso con las medidas de autoprotección recomendadas por Interior para los cargos públicos municipales. Minutos después del atentado llegó al lugar el delegado del Gobierno en Andalucía, José Torres Hurtado, que se encontraba en Marbella, quien insistió en que la hipotesis más fiable sobre la autoría apuntaba a ETA, aunque con cautela. La policía acordonó la zona aproximadamente una hora después del atentado y buscaba alguna pista. Muy próxima al lugar del atentado hay un acceso a la ronda de circunvalación de Málaga.Tras el levantamiento del cadáver, los restos mortales del edil asesinado fueron trasladados al tanatorio de la ciudad para practicarle la autopsia. Está previsto que la capilla ardiente sea instalada a mediodía de hoy en el Ayuntamiento. A las 18.00 horas habrá un funeral en la catedral que será oficiado por el obispo de la diócesis, Antonio Dorado Soto. Posteriormente se celebrará el entierro, que la familia pretende celebrar en la intimidad.

Tras inspeccionar los vehículos estacionados en la zona ante la posibilidad de que hubieran sido colocados explosivos en los alrededores, la policía hizo pasada la media noche una reconstrucción del asesinato.

El lugar del atentado, la populosa barriada de Nueva Málaga, fue escenario de una espontánea manifestación de vecinos, consternados que profirieron gritos de indignación e insultos contra los asesinos y la banda terrorista ETA. También hubo una concentración ante el Ayuntamiento.

Nacido en Málaga el 16 de abril de 1950, José María Martín Carpena era concejal desde el 21 de abril de 1997. En las elecciones municipales de 1999 ocupó el número 15 de la candidatura que encabezó la actual ministra de Sanidad, Celia Villalobos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 16 de julio de 2000