Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA RENOVACIÓN DEL PSOE

Fernández aboga por dejar vacante el cargo de presidente del PSOE

La candidata a la secretaría general del PSOE Matilde Fernández se mostró ayer en Murcia partidaria de dejar vacante el cargo de presidente del partido "mientras no encontremos una persona con el perfil para representar a la organización de forma simbólica y no ejecutiva" como lo fue Ramón Rubial. "Mi posición sobre las personas que han estado en primera línea del PSOE y que fueron grandes protagonistas en los últimos 20 años es que se mantengan al margen, y dejen a los que estuvimos en segunda o tercera línea adoptar la responsabilidad de retomar el partido", dijo la candidata. "No se trata de marginarlos, sino de que formen parte de un comité de sabios", señaló Fernández, quien añadió que el presidente de la Comisión Política, Manuel Chaves, "está haciendo las cosas bien, está siendo imparcial" en el proceso precongresual. La ex ministra socialista aseguró que en la actualidad se necesitan políticas radicales, porque las desigualdades "son cada vez mayores". Por eso "lo importante de este congreso es que yo gane porque haré una ejecutiva plural e integraré a todos y después intentaré la dialéctica de convencer y meter gotitas de radicalidad en la ejecutiva", arguyó.

"Todo es nuevo"

Se refirió a que en este congreso "todo es nuevo, todo esta abierto", lo que, según confesó, le produce un "agobio sereno". "Tenemos la obligación y la responsabilidad de trasladar a nuestros votantes la esperanza de que en el año 2004 va a cambiar el signo de la gobernabilidad del país". La candidata a secretaria general indicó que cuando ve que hay "cuatro candidatos pienso que preferiría dos, porque darían "menos guerra".Fernández, que aseguró que el grupo de delegados que apoya su candidatura es el "más compacto y el más firme", comentó que a su juicio habrá "doble turno", y que "lo más democrático" es que los dos candidatos que tengan más votos (entre los que se incluyó) configuren "la ejecutiva para la segunda vuelta".

Por su parte, Alfonso Guerra, ex vicesecretario general del PSOE, denunció en los pasillos del Congreso los intentos que a su juicio se están haciendo desde algunos sectores para cambiar las normas para la elección del secretario general. Guerra lamentó que finalmente se impusieran las tesis que defendían la necesidad de que el congreso tuviera carácter ordinario para que también se suscitará un debate de ideas frente a quienes exigían su carácter urgente porque consideraban que había pocas posibilidades de que se suscitara un debate de ideas tras la dimisión de Joaquín Almunia la noche electoral. "Ahora los que defendieron el carácter ordinario del Congreso lo están convirtiendo en más extraordinario que un congreso extraordinario, porque pretenden que sólo sea la cuestión de la elección de la dirección y, además, por un procedimiento nuevo", añadió. "Se quieren cambiar las normas en el momento que se está jugando", añadió.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de julio de 2000