Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El partido de Mugabe amenaza con más ocupaciones de granjas de blancos

El llamado politburó de la Unión Nacional Africana de Zimbabue (ZANU-PF) y el Comité Ejecutivo del Movimiento para el Cambio Democrático (MDC) sostuvieron ayer en Harare sendas reuniones para analizar el resultado de las elecciones y preparar su estrategia. El ZANU-PF amenaza con más invasiones de granjas y castigar las ciudades que votaron en favor de la oposición (todas); el MDC descarta entrar en el Gobierno y prepara una batería de proposiciones de ley a partir de la próxima semana, cuando se inaugure la legislatura; entre ellas, un proceso de destitución del presidente Robert Mugabe. Este impeachment se basaría en dos acusaciones: violar la Constitución y hacer caso omiso de dos resoluciones de la Corte Suprema contra la ocupación de granjas. La amenaza de invadir nuevas fincas procede de algunos miembros del ala dura, el búnker, pero no se trata aún de una propuesta oficial; la de penalizar las ciudades díscolas es una idea de Johnatan Moyo, director de la campaña del ZANU-PF. Mugabe, mientras, calla y espera. En su breve intervención televisiva el martes esquivó hablar del futuro; tampoco ayer, durante una entrevista con la BBC en la que reiteró su discurso confiscatorio de la tierra.El MDC también acordó en su reunión llevar a los tribunales los resultados de al menos 16 circunscripciones electorales. "Existe un fraude de ley evidente en esos casos", asegura un destacado miembro del Comité Ejecutivo. "Aspiramos lograr, de este modo, cuatro escaños más que nos den la mayoría de los 120 elegidos por sufragio". Esta fuente sostiene que la situación económica de Zimbabue es dramática y que el Gobierno está obligado a tomar medidas impopulares, como el incremento en un 50% del precio del carburante (subsidiado por debajo del coste de producción) o la devaluación de la moneda.

La oposición descarta entrar en ese nuevo Ejecutivo, aun en el caso de que Mugabe le ofrezca dos carteras. "Nuestras condiciones para un Gobierno de unidad nacional son claras: recorte del poder del presidente; redacción de una nueva Constitución: comisión para el reparto de la tierra; elecciones presidenciales y legislativas en dos años, y el control de los ministerios económicos". Sobre la amenaza de Moyo de castigar las ciudades, el miembro del Comité Ejecutivo del MDC responde: "Las elecciones locales deben convocarse muy pronto. Si obtenemos los mismos resultados que en el fin de semana, estaremos en condiciones de poner en marcha programas con ayuda internacional directa". ¿Un Gobierno paralelo? "Eso es".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 29 de junio de 2000

Más información

  • El MDC prepara un proceso de destitución del presidente de Zimbabue