Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente de Cajastur deja su puesto por la nueva ley

El presidente de Caja de Asturias, Paulino García Suárez, que tomó posesión de la presidencia de la entidad el pasado el 31 de marzo, será relevado del cargo en las próximas semanas, a los tres meses de su toma de posesión. La destitución se producirá de forma automática a los 15 días de la inminente publicación en el Boletín Oficial del Principado de Asturias (BOPA) de la nueva Ley de Cajas, aprobada el pasado viernes por el parlamento de la comunidad.La Ley de Cajas de Asturias, aprobada el pasado viernes por el sector mayoritario del PSOE asturiano (de tendencia guerrista) y por el PP, con la opinión discrepante del Gobierno socialista de la comunidad (de la facción renovadora) y el voto en contra de los otros dos grupos del parlamento de la región (IU y URAS), supondrá, tras su inmediata entrada en vigor, la renovación total de los órganos de Cajastur. Por esta causa, Paulino García, deberá cesar como consejero y, en consecuencia, también como presidente.

Se desconoce si será él mismo u otra persona a quien el próximo consejo de administración confiará la presidencia de la mayor entidad financiera de Asturias. García Suárez había sido elegido a propuesta del Gobierno socialista de la comunidad. Pero la nueva ley ha traspasado las atribuciones del ejecutivo al Parlamento como entidad fundadora de la Caja. La ley será recurrida ante el Tribunal Constitucional por el Ayuntamiento de Gijón, la otra entidad fundadora de Cajastur junto al Principado.

García Suárez declaró que "las leyes están para ser acatadas", aunque admitió que, "de haber sospechado" este cambio de norma, "quizá", dijo, "no hubiera venido". Hasta su toma de posesión como presidente de Cajastur, García Suárez, economista asturiano, de 49 años, era subdirector de la división de Fomento de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

La ley de Cajas ha supuesto la división y fractura del grupo parlamentario socialista asturiano y un grave enfrentamiento entre el sector mayoritario del mismo, de tendencia guerrista, y el Gobierno socialista de la comunidad, de la facción renovadora.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de junio de 2000