Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El congreso del voluntariado concluye que las ONG favorecen el empleo

La conferencia ha reunido en Madrid a organizaciones de 17 países

Dedicar de forma desinteresada unas horas a ayudar a los demás no tiene por qué entorpecer la creación de empleo, sino que facilita el acceso de los jóvenes al mercado laboral. Es una de las conclusiones de la Conferencia Europea de Voluntariado, que ayer se clausuró en Madrid, con la participación durante tres días de representantes de más de 100 organizaciones no gubernamentales y de instituciones españolas y europeas.

La idea la resumió el secretario general de Empleo, Juan Chozas, en su ponencia: el voluntariado contribuye a la formación para el empleo y cubre "huecos" a los que, por lo que sea, no llegan las Administraciones Públicas, declaró a Servimedia. Este concepto fue recogido en las conclusiones provisionales de la conferencia, que subrayan que el sector no lucrativo no sólo constituye un nuevo yacimiento de empleo sino que además ayuda a los jóvenes a obtener habilidades útiles para el futuro trabajo, como la seriedad y la eficacia.Los trabajos de las jornadas, organizadas por la Asociación Española de Voluntariado (Aevol) en colaboración con la ONCE, han servido también para mostrar la necesidad de armonizar los distintos criterios sobre este tipo de colaboración desinteresada y pedir que se intesifique su dimensión europea. En tal sentido, el presidente del Comité de Cultura, Juventud, Educación, Medios y Deportes del Parlamento Europeo, Giuseppe Gargani, de la formación derechista Forza Italia, subrayó la necesidad de armonizar las legislaciones europeas sobre voluntariado y aseguró que las instituciones europeas se han tomado en serio el asunto.

El impulso al voluntariado forma parte del Programa de Juventud 2000-2006. Este programa, explicó Gargani, tiene un presupuesto de 50 millones de euros para su primer ejercicio (13.312 millones de pesetas), del cual el 25% se destinará a este servicio europeo, que fomenta el intercambio entre experiencias de diferentes países. El programa empezó a funcionar en 1996 y permite a los jóvenes de 18 a 25 años la oportunidad de trabajar como voluntarios durante periodos de entre seis meses y un año.

Gargani subrayó que la armonización de legislaciones facilitaría el intercambio entre voluntarios de diferentes países con las mismas garantías y derechos. "El voluntario cumple una función social evidente y debe contar con el reconocimiento de los poderes públicos nacionales y europeos", subrayó el eurodiputado.

La conferencia ha servido también para constatar la falta de grandes estudios sobre el sector no lucrativo. Si a este hecho se añade la diversidad de criterios empleados, se puede entender que en la mayor parte de los países los datos sobre las organizaciones que trabajan con voluntarios se queden en estimaciones. El estudio El sector no lucrativo en España, de la Fundación BBV, estima que existen 253.000 organizaciones distintas, más de la mitad de ellas dedicadas a la cultura, el deporte y el ocio. Y, en la conferencia inaugural, Ana Botella, esposa del presidente del Gobierno español, cifró en unos 700.000 españoles los que regalaban parte de su tiempo a actividades solidarias.

El encuentro ha servido para preparar la Conferencia Mundial de Voluntariado, que tendrá lugar en enero en Amsterdam (Holanda) y anticipa los actos del Año Internacional, decretado por la ONU para 2001.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de junio de 2000