EUROCOPA2000 España, en cuartos contra Francia

A Zidane, ni agua

No hay respuesta de un jugador español en la que no salga el nombre de Zidane. Parece como si Francia fuera sobre todo el equipo de Zizou. El asunto llegó ayer a tal extremo que tanto el entrenamiento como las conferencias de prensa versaron sobre el 10 francés. Camacho dispuso un ensayo en el que la defensa titular (Salgado, Abelardo, Paco y Sergi), más el medio centro (Guardiola), se enfrentó a un dúo de delanteros disfrazados de Henry y Anelka lanzados por un jugador que se hacía pasar por Zidane.Le dieron más de una vuelta al asunto y el seleccionador insistió, con y sin pelota, sobre la cuestión, así que no es de extrañar que en la comparecencia de los futbolistas se hablara de la Francia de Zidane, actual campeona del mundo, como ejemplo del fútbol contemporáneo. La excitación por disputarle el domingo los cuartos de final resulta, consecuentemente, justificada. La conclusión es que el triunfo pasa por evitar que Zidane reciba la pelota para que pueda lanzar a los puntas franceses.

"Francia juega de forma muy rápida y vertical", expuso Paco. "Hay que andar con mucho tiento con los balones divididos o descontrolados en el centro del campo, porque si los pilla Zidane, los meterá para la carrera de Henry y Anelka y lo pasaremos mal", prosiguió. "Los dos puntas no deben salir con ventaja a por el cuero". El defensa del Zaragoza recomienda, en cualquier caso, que la selección no cambie su forma de jugar, aunque "sí se impone procurar que Zidane no se sienta a gusto". Y concluyó: "Francia no es imbatible, y menos ahora en que nosotros vamos a poder jugar con más tranquilidad. Tras ir a remolque por la derrota ante Noruega, no pudimos demostrar lo que llevamos dentro. Liberados de la presión, es el momento de expresarnos".

Juego colectivo

"No es que al equipo le quemara el balón", abundó Sergi, "pero no jugábamos cómodos. Mejoraremos físicamente y en el despliegue de nuestro fútbol. Espero, en cualquier caso, que no suceda lo de cada torneo importante: que nos echen en cuartos jugando el mejor partido". Para el lateral azulgrana, Francia es un rival complicado por su sentido del juego colectivo. "Todos los futbolistas se conocen tanto que actúan más como un equipo que una selección", afirmó. "Tienen al mejor equipo y al mejor jugador del mundo". "Disponen de una gran organización defensiva y son muy directos ofensivamente", agregó. "El suyo es un fútbol vertical, manejado por Zidane, cuyas diagonales resultan determinantes. Hay que evitar que meta el balón para los dos delanteros y por tanto es menester evitar que reciba, anticiparse, presionarle, no dejarle espacios para pensar. Deberemos hacer los repliegues muy rápidos y practicar una buena defensa de ayudas".

"Zidane lo hace todo bien: su control es bueno, su pase es bueno, su juego es bueno y siempre inventa", insistió Michel Salgado. "Hay que jugar con mucha atención. Ya sabemos de qué va la historia: a la que pierdes el balón o te lo roban, lo dan a Zidane para que lance a los puntas, dos delanteros rápidos que juegan en línea con la defensa rival y que definen". "No se trata de echar carreras con Henry y Anelka", insistió, "sino que no reciban con comodidad, jugar con inteligencia, tratar de que no nos cojan la espalda. No adivino otro antídoto que jugar atentos, con repliegues rápidos, juntar las líneas, evitar que haya distancia entre los defensas y el portero, y tapar la línea de pase de Zidane".

"Francia, en cualquier caso, no es Zidane más dos delanteros sino que tienen una defensa experimentada y un buen centro del campo", remachó el lateral "Yo adivino un partido precioso si nosotros no cambiamos nuestra forma de jugar y afrontamos el choque de forma valiente, aprovechando la liberación que sentimos tras superar una primera fase más complicada de lo esperado con un partido contra los yugoslavos en el que tuvimos la suerte de los campeones. Para nosotros sería un orgullo ganar a Francia, y nos hemos soltado lo suficiente para intentarlo". A Salgado le gusta tanto cómo pinta el choque que incluso se felicitó por la designación del italiano Collina como árbitro: "Me gusta. Nos pitó al Madrid en Old Trafford cuando eliminamos al campeón de Europa, el Manchester United, y espero que eso sea señal de que podemos eliminar ahora al campeón del mundo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0023, 23 de junio de 2000.