Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cascos anuncia que Barajas se cerrará en 2015 cuando esté listo el aeropuerto de Campo Real

El ministro de Fomento, Francisco Álvarez-Cascos, despejó ayer todas las dudas de su antecesor, Rafael Arias-Salgado, sobre el futuro aeroportuario de Madrid al anunciar el cierre de Barajas dentro de 15 años, cuando se acabe de construir el nuevo aeropuerto de Campo Real, situado a 15 kilómetros del actual. Álvarez-Cascos se reunió ayer con el presidente madrileño, Alberto Ruiz-Gallardón, para confirmar el inicio de los trabajos del nuevo aeródromo y la inversión de 300.000 millones en ampliar el actual Barajas con dos nuevas pistas y una nueva terminal.

El aeropuerto de Madrid-Barajas permite ahora hasta 74 operaciones (aterrizajes y despegues) cada hora. Pero en algunos momentos del día, las peticiones de las compañías aéreas son muy superiores: hasta 90 permisos de vuelo por hora se llegan a solicitar en hora punta. Barajas, con tres pistas (sólo funcionan las dos paralelas) atiende con muchas dificultades la actual demanda y en algunos tramos horarios se ha quedado pequeño. Un nuevo aeropuerto tarda en construirse unos 12 años y, por eso, Álvarez Cascos ha decidido continuar con los planes de ampliación de Barajas con dos nuevas pistas y una nueva terminal a la vez que planifica la construcción de la nueva infraestructura que lo sustituya.

Las obras de la nueva terminal, diseñada por los despachos de arquitectura de Lamela y Rogers, ya están adjudicadas. Las dos nuevas pistas aún tienen pendiente una compleja tramitación administrativa y su construcción ni siquiera ha salido a concurso. Sin estas infraestructuras, Barajas sufrirá el colapso en pocos años.

Cuando estén construidas las dos nuevas pistas (paralelas a las actuales), los estudios de aumento de la demanda vaticinan que se llenarán de aviones hasta la saturación antes de 2015. Por eso es necesario un nuevo aeropuerto, para el que la Comunidad de Madrid reservó hace tres años un latifundio en el municipio de Campo Real.

Álvarez Cascos confirmó ayer a Ruiz-Gallardón que su departamento apuesta por levantar el gran aeropuerto de España en esos terrenos en un periodo de 12 años. Cuando el aeropuerto de Campo Real entre en servicio "hara innecesario" el actual aeropuerto de Barajas.

Los técnicos anunciaron hace tiempo que ambos aeródromos no podrían funcionar a la vez pues están situados muy cerca el uno del otro y en un espacio aéreo que complicaría mucho las maniobras de los aviones.

Álvarez Cascos explicó ayer que el desarrollo de una infraestructura como la proyectada en Campo Real (ocho pistas que permitirán atender a 100 millones de pasajeros; Barajas sólo podrá atender a 60 millones de pasajeros cuando se construyan las dos nuevas pistas) requiere al menos "81 trámites que tiene que cumplir el ministerio de Fomento". La necesidad de apostar por un gran aeropuerto para Madrid y no por uno pequeño que se complemente con el de Barajas es "ineludible e inaplazable".

Los grandes opositores al nuevo aeropuerto de Madrid eran dos: las compañías aéreas (que exigían un único aeropuerto, independientemente de donde se ubique) y el alcalde de Madrid, que consideraban que un Gran Barajas sería suficiente para atender las necesidades del siglo XXI. Los colaboradores de José María Álvarez del Manzano llegaron a bromear con la posibilidad de construir un nuevo aeropuerto de Campo Real. El actual secretario de Estado de Deportes, Juan Antonio Gómez-Angulo, fue el más irónico cuando trabajaba como primer teniente de alcalde de Madrid: "No lo verán nuestros ojos", señaló en referencia al proyecto de Campo Real que defendía el Gobierno de la Comunidad.

Riqueza

El alcalde de Madrid no quiso ayer opinar sobre el anuncio de Álvarez Cascos sobre el futuro cierre del aeropuerto de Barajas, al que tanto apoya el regidor por su proximidad a la capital y por la riqueza que originaba en Madrid. De hecho, la ampliación del aeródromo va a generar la creación de 300.000 empleos directos e indirectos, según los cálculos del ministerio de Fomento. Dicha ampliación tiene enfrente a más de 15 municipios de los alrededores de Barajas que han recurrido contra los planes expansionistas del ministerio de Fomento. Los alcaldes de estos municipios consideran que las dos nuevas pistas previstas en el aeropuerto duplicarán el ruido que sufren sus vecinos.

Ruiz-Gallardón se mostró ayer especialmente satisfecho tras concluir su entrevista con el ministro de Fomento. "Es necesaria la ampliación de Barajas para que la Comunidad de Madrid no pierda cuota de mercado en tanto se acomete la construcción del nuevo aeropuerto", explicó. "Cuando Campo Real esté terminado tan sólo habrá que transferir el tráfico aéreo, que se ha mantenido y aumentado durante 15 años, de un lugar a otro".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 21 de junio de 2000

Más información

  • Fomento invertirá 300.000 millones para ampliar con dos nuevas pistas el actual aeródromo