Sitges cambia la peseta por el euro

,La localidad turística de Sitges (Garraf), de 20.000 habitantes, será la primera de Cataluña donde circularán euros de valor legal durante cuatro días, entre el 29 de junio y el 2 de julio, en los que se implantará la futura moneda europea. Desde hace una semana, los comerciantes de Sitges están asistiendo a cursillos para aprender a cobrar y a dar cambio en euros.

Los vecinos de Sitges llevarán euros reales en el bolsillo, que habrán podido adquirir en su banco o caja de ahorros a su precio real. Si, por ejemplo, un cliente acude al banco y entrega 10.000 pesetas, recibirá a cambio 60 euros (al cambio de 166,3 pesetas por euro). Con los euros en el bolsillo, esta persona podrá comprar en unas 200 tiendas del centro de Sitges que colaboran en la campaña. El cambio en las tiendas también se devolverá en la futura moneda europea.

Estos billetes tendrán un valor legal, pero no un curso legal. Es decir: se podrán comprar artículos con ellos sólo durante los cuatro días que dure la experiencia; pasado este tiempo ya no podrán estar en circulación. A quienes les sobren euros o moneda fraccionaria, los bancos y cajas les restituirán el importe en pesetas tras la prueba. Sin embargo, se calcula que el 15% de los euros no será devuelto, ya que presumiblemente se los quedarán los coleccionistas y particulares.

Antes de Sitges, en España se han llevado a cabo jornadas prácticas similares sobre el euro en Extremadura y en un barrio de Málaga.

Los cursillos dirigidos a los comerciantes, impartidos por expertos de la Sociedad Estatal de Transición al Euro, continuarán durante los próximos días y también se realizarán visitas individuales a las tiendas "para que todo el mundo lo tenga claro y no pueda haber ningún tipo de confusión", explicó el concejal de Relaciones con Europa, Joaquim Millán.

Durante los cuatro días, observadores de asociaciones de consumidores, financieras y de la Unión Europea acudirán a Sitges para ver qué sucede y qué problemas se originan.

El hecho de que Sitges sea una localidad turística y que la prueba se realice en pleno verano será una oportunidad única para comprobar cómo se desenvuelven personas de diferentes países manejando la moneda común europea.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 19 de junio de 2000.

Lo más visto en...

Top 50