Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España codirige la primera vacuna europea contra la hepatitis C

Los resultados preliminares de la investigación son "prometedores"

La Fundación para el Estudio de las Hepatitis Virales (FEHV) presentó ayer en Madrid los primeros resultados de un proyecto europeo para encontrar una vacuna terapéutica, es decir, que actúe en personas ya enfermas, contra la hepatitis C. Los resultados, consistentes en la obtención de los primeros prototipos de vacuna, son "muy prometedores", según el hepatólogo Vicente Carreño, uno de los líderes mundiales en la enfermedad y presidente de la FEHV, que codirige el estudio.

La hepatitis C es una enfermedad vírica que no tiene vacuna. En un alto porcentaje tampoco tiene cura, se hace crónica en un 20% de los casos y puede degenerar en cirrosis mortales. Además de la FEHV, responsable del tramo final de la investigación, participan en el proyecto el Instituto Karolinska (Suecia) y la Universidad de Gante (Bélgica). La Unión Europea financia el trabajo con 1,4 millones de euros (233 millones de pesetas), de los que 55 millones son para la parte española.Los resultados que se presentaron ayer son el fruto de seis meses de trabajo en el Instituto Karolinska. Los científicos suecos han identificado dos proteínas de la cubierta del virus de la hepatitis C que provocan una especial respuesta inmunológica en ratones, por lo que se convierten, de momento, en candidatas para ser utilizadas como vacuna, por su capacidad para activar el sistema inmunológico.

Carreño anunció que los investigadores estaban buscando mutaciones de las proteínas que causaran una respuesta inmunológica "más potente". Estas muestras se utilizarán luego en Bélgica, en ratones con células humanas incorporadas, y en España.

Según su presidente, la FEHV ya está preparada para iniciar de manera "inminente" su parte del trabajo, la prueba del prototipo de vacuna en células obtenidas mediante biopsia de hígados enfermos y en sangre periférica contaminada. Tras esta última fase, que puede llevar otros dos años y medio, el consorcio de investigadores estudiará pedir autorización para iniciar las pruebas en enfermos de hepatitis C.

El trabajo español deberá interrumpirse a finales de año durante un mes por mudanza, según el doctor español, y es que el 31 de diciembre concluye el convenio entre la Fundacióin Jiménez Díaz (FJD) de Madrid y la fundación de Carreño, por lo que esta última tendrá que mudarse.

"Más que decir que tenemos que irnos el 31 de diciembre, casi diría que tenemos que quedarnos", afirma el hepatólogo, refiriéndose a la sentencia de mayo pasado de un juzgado de Madrid que obligaba a la FJD a mantener su acuerdo con la FEHV hasta fin de año. Carreño ya sabe dónde va a continuar tanto su trabajo investigador como el de atención sanitaria: en el hospital Pardo de Aravaca, de Madrid, un centro sanitario privado que se inaugurará el 1 de octubre y en el que dispondrá de un laboratorio "precioso" de 200 metros cuadrados. El hospital estudia concertar la atención sanitaria a enfermos del hígado con el Insalud para que Carreño y su equipo sigan atendiendo a sus pacientes actuales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 17 de junio de 2000