COMUNICACIÓNRTVV DEBE EJERCER DE CANAL PÚBLICO

Un experto recomienda aclarar y cambiar los objetivos de Canal 9

Ràdio Televisió Valenciana debe modificar el estatuto que sancionó su creación para adaptarse al nuevo entorno mediático, cumplir las funciones reservadas a las cadenas públicas y aminorar sus gastos. Así lo aseguró ayer en las Cortes Valencianas un consultor, experto en el sector de la comunicación, que conminó a los gestores de Canal 9 a adaptar la empresa a la legislación europea. Ésta, a través de varias directivas, distingue la filosofía que deberían seguir los medios públicos de la de las compañías privadas.

Antonio Noblejas, especialista de la multinacional Arthur Andersen, compareció ayer ante la comisión de estudio de nuevas formas de gestión de RTVV en las Cortes Valencianas, un grupo de trabajo que escuchará a varios expertos para redefinir la función de Canal 9 en la sociedad valenciana.Noblejas, ayer, aun de forma sutil, apuntó cual puede ser el futuro de la cadena. Un futuro que, en su opinión, necesita de grandes cambios respecto del modelo actual. En ese sentido, el consultor apuntó que la legislación europea debe ser la guía a utilizar por el parlamento valenciano.

Esta normativa, consagrando un esquema muy diferente al actual, "exige una separación entre las actividades destinadas a cubrir el servicio público de las comerciales que puedan estar en competencia con otras empresas", comentó Noblejas ante los diputados.

Es decir, que Canal 9 debería matizar su posición en el actual escenario audiovisual, marcado por una feroz lucha por la audiencia, para potenciar los principios que inspiraron su nacimiento: la promoción del valenciano o la vertebración de la Comunidad Valenciana, y no la emisión de programas de cotilleo -caso de Tómbola- o de informativos plagados de noticias de sucesos o deportivas.

Así, la adaptación a la legislación de la Unión Europea y la definición del nuevo modelo empresarial van estrechamente ligadas a la oferta televisiva. Por ello, es necesario "definir el nivel de audiencia al que debería aspirar una televisión pública, porque está claro que a medida que se quiere crecer en un nivel de audiencia el crecimiento de los costes es exponencial", dijo Noblejas.

Eso, añadió el consultor, "incrementa las necesidades de aportación de financiación pública". Este ejemplo teórico es perfectamente aplicable a Canal 9, un ente que sufre un déficit galopante. Ahora bien, RTVV debería cambiar su proyecto aprovechando "la corriente europea para así dividir las actividades que presta una televisión que cubre un servicio público de las que no lo cubren".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Todo ello, "porque el entorno es radicalmente diferente" al existente a principios de los 80- época en la que se gestó la ley de creación de RTVV-, cuando no existían televisiones privadas, por cable, satélite, otras nuevas tecnologías o los actuales hábitos de los televidentes.

TVV, ajena al 'caso Uncio'

Las obligaciones informativas de una televisión pública no fueron mencionadas ayer en las Cortes -con independencia de las inevitables alusiones a la pluralidad- , pero el comité de redacción de Televisió Valenciana (TVV) volvió a poner en entredicho la neutralidad de los responsables de la cadena.Motivo: el caso Uncio. A diferencia del resto de periódicos y radios de ámbito valenciano, Canal 9 obvió que José Manuel Uncio, el director del Instituto Valenciano de Finanzas -el banco de la Generalitat- ha creado una sociedad para gestionar su patrimonio, desde un punto de vista fiscal, de manera ventajosa. Ni una palabra. Ni siquiera las de Uncio.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS