_
_
_
_
Cartas al director
Opinión de un lector sobre una información publicada por el diario o un hecho noticioso. Dirigidas al director del diario y seleccionadas y editadas por el equipo de opinión

Desde Kosovo

Hace unas semanas, los periodistas nos abordaban en los alrededores del Gran Hotel Pristina, nos abrumaban con sus cámaras al cuello, con el deseo tal vez de realizar el mejor reportaje sobre un año después del inicio de los bombardeos. Iban deprisa, venían de paso, habían aterrizado en este enclave balcánico a medio camino entre Chechenia y Venezuela. No pasaba gran cosa, fue una pena. A decir verdad, todavía hoy, y por mucho tiempo, habrá motivo para un artículo con montaje en color y lágrimas, y muertos, y frustración, y rabia e impotencia; es decir, todos esos ingredientes que llenan las páginas de nuestra información cotidiana. Ahora no están, al menos no sale Kosovo en los periódicos. ¡Qué pena! Se habrían perdido unas buenas fotos; por ejemplo, el martes 6 de junio, cuando en el centro de Gracanica, en el mercado, alguien, una mano asesina, lanzó dos granadas. Se quemaron coches, se encendió la ira, se revolvieron los odios, se despertaron los miedos, se desvaneció la posibilidad de futuro. El jueves 8 de junio, Gracanica, enclave serbio muy cercano a Pristina, sigue cerrada. La Kfor ha multiplicado sus hombres en los alrededores, los controles son titánicos, pero esta paz de papel se resquebraja. Desde Pristina, desde el corazón de los Balcanes, quería haceros llegar toda mi rabia. Besos.- Estrella María Lalueza Lafuente. Pristina, Kosovo, ex Yugoslavia.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_