Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía desactiva dos artefactos explosivos en los Juzgados de Valencia

La policía desactivó ayer dos artefactos explosivos colocados en una bolsa frente a una de las puertas de los Juzgados de Instrucción de Valencia. Uno de ellos contenía entre 200 y 300 gramos de Goma 2, y el otro, alrededor de medio kilo de una sustancia que podría ser nitrato o clorita. Había también un mecanismo de relojería y un dispositivo-trampa con metralla. La policía desecha la posible autoría de ETA, "por la forma y contenido del artefacto", aunque no descarta ninguna otra hipótesis, incluida la posible autoría de los GRAPO.

No hubo aviso previo de la colocación de los dos artefactos, que "tenían todos los componentes para producir una explosión con graves consecuencias", según explicó el jefe superior de policía de la Comunidad Valenciana, Segundo Martínez, quien añadió que el dispositivo estaba pensado para que uno provocara el estallido del otro mientras se manipulaba, por lo que infirió que el objetivo eran los artificieros.Un funcionario dio la voz de alarma hacia las 8.15 al observar un paquete sospechoso en el vano de la puerta de la escalera de incendios, distante unos dos metros de la calle y de la puerta del Registro Civil, por la que se puede acceder a los Juzgados de Instrucción y Primera Instancia. El edificio, de 12 plantas, alberga servicios de la administración de justicia.

Advertida la policía y los vigilantes de los juzgados, que carecen de cámaras de seguridad en el exterior, se detectaron unos cables en el interior de una bolsa azul, una mochila de propaganda de una marca de tabaco. Luego se desalojó el edificio, en el que trabajan 800 personas aunque a esa hora no estaba lleno, se hizo lo mismo con los inmuebles cercanos y se acordonó la zona.

Los artificieros de la Policía desplazaron al centro de la calle la bolsa de plástico de abonos que contenía los explosivos en el interior de la mochila para desactivarlos. Primero usaron un cañón de agua para separar los componentes, lo que destruyó el reloj e impidió comprobar si éste estaba conectado, indicó Martínez. Un robot teledirigido realizó luego cuatro detonaciones que neutralizaron definitivamente los dos artefactos.

Tras destacar la labor "eficaz" de los especialistas, el jefe policial afirmó que los artefactos eran obra de profesionales y descartó "al 99%" que se tratara de ETA, porque "no es el tipo de artefactos que utiliza". Martínez no adelantó ninguna hipótesis, aunque se estudia la posibilidad de que sea obra de los GRAPO, que el pasado mes volvieron a actuar.

Cuando la policía finalice sus análisis, presentará el atestado al juzgado de guardia, que dilucidará si la investigación se traslada a la Audiencia Nacional por ser un acto terrorista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de junio de 2000

Más información

  • Una bolsa contenía cerca de 300 gramos de Goma 2 y otras sustancias