Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los golpistas de Fiyi alcanzan un principio de acuerdo con los militares

El líder golpista, George Speight, y el líder militar y autonombrado presidente de Fiyi, Frank Binimarama, se entrevistaron ayer en el cuartel del Ejército de Nabua en Suva, capital del país, donde habrían alcanzado un principio de acuerdo para encontrar una nueva solución a la crisis política del país, sin haber liberado aún a los rehenes. "Hemos concluido un principio de acuerdo, o lo que es lo mismo, un documento que recoge todas nuestras discusiones y peticiones", declaró Speight. "No quiero hablar de fechas límites porque vamos muy bien en la dirección actual, ya que las iniciales barreras de preocupación entre ambas partes han desaparecido", prosiguió el líder golpista. "Hemos alcanzado un nivel de entendimiento muy cordial. Lo que ahora estamos haciendo es limar pequeños detalles", puntualizó Speight.El rebelde Speight y su pequeño grupo de hombres armados tomaron el Parlamento el pasado día 19 de mayo y encerraron en él al primer ministro, Mahendra Chaudhry -quien fue depuesto unos días después-, y a varios de sus ministros, más de 30 rehenes en total. Desde la intentona de golpe de Estado, hace hoy 18 días, los golpistas han conseguido la abolición de la Constitución democrática y multirracial, la dimisión del presidente Kamisese Mara y la promesa de amnistía. La reunión de ayer sigue al fracaso del anunciado acuerdo del fin de semana, según el cual ambos líderes se sometían a la decisión del Gran Consejo de Jefes, cualquiera que ésta fuera, y Speight se comprometía a liberar a sus rehenes durante este fin de semana.

Tras una hora de discusiones, el líder militar abandonó la reunión, pero Speight se quedó en el edificio junto a otros representantes de Binimarama. Las negociaciones entre ambos grupos fracasaron anteayer, cuando los golpistas presentaron nuevas demandas, entre ellas que Binimarama concediera el poder ejecutivo a los jefes nativos, poder que el líder militar posee después del establecimiento de la ley marcial el lunes pasado. Se desconoce cuál es la postura del Consejo de Jefes y si se reunirán hoy tal y como esperan Speight y su rival, el presidente Binimarama. Sin embargo, los jefes nativos del oeste del país, la región más desarrollada económicamente, declararon ayer que si se celebra hoy la reunión del Gran Consejo, la boicotearán por su desacuerdo con la forma en que sus representantes tratan la crisis política.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de junio de 2000

Más información

  • Los rehenes permanecen aún retenidos