Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido un adolescente de 15 años por falsificar billetes de 10.000 pesetas

Las posibilidades que ofrece la informática son muy grandes y los expertos, cada vez más jóvenes. Un adolescente de 15 años, residente en Argentona (Maresme), confesó ayer lloroso y visiblemente arrepentido a los Mossos d'Esquadra de La Bisbal (Baix Empordà) que había fabricado una partida de billetes falsos de 10.000 pesetas. Los billetes llegaron a circular pese a ser "de una pobrísima calidad y fácilmente detectables", según la policía. Los billetes falsificados eran distribuidos por un vecino de La Bisbal d'Empordà. La comisaría de los Mossos d'Esquadra de esta población recibió el pasado martes el aviso de que habían circulado billetes de 10.000 pesetas falsos.

Los agentes detuvieron rápidamente a un hombre de 27 años que en el posterior interrogatorio confesó ser solamente el distribuidor de los billetes. En su declaración ante la policía autonómica, el detenido inculpó a otro joven residente en Argentona como autor de la falsificación.

La unidad policial del Banco de España, agentes de los Mossos d'Esquadra y funcionarios judiciales se personaron en el domicilio del joven para registrar su casa en busca de pruebas inculpatorias. Pese a que no encontraron nada, los agentes comunicaron al chico que debía presentarse en la comisaría de los Mossos d'Esquadra de La Bisbal acompañado de un tutor y, si quería, de su abogado.

Pruebas aportadas

Ayer por la mañana se presentaron en la comisaría el joven, su padre y un abogado. El muchacho, lloroso y visiblemente arrepentido, reconoció haber falsificado los billetes y aportó las pruebas: un ordenador, un escáner y material informático.

El hombre detenido en La Bisbal quedó libre de cargos al no encontrarle la policía autonómica ninguna prueba que pudiera inculparle en la falsificación de moneda. Los Mossos d'Esquadra creen que la cantidad de billetes puestos en circulación es "poco importante".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 2 de junio de 2000