Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CICLO - PRIMERA REUNIÓN DE GRUPOS PRIVADOS Y PÚBLICOS

Las gestoras culturales buscan un marco estable como patronal

Las entidades, privadas y públicas, de gestión y promoción cultural en Madrid dieron ayer un primer paso para convertirse en patronal. Así se puso de manifiesto en la primera reunión de organizaciones gestoras para la animación sociocultural de Madrid y representantes de unidades y centros culturales de gran parte de las 21 juntas madrileñas de distrito. Más de 60.000 personas participan en actividades socioculturales desarrolladas desde los aproximadamente 75 centros dependientes de las juntas municipales. El sector cuenta con unos 1.500 trabajadores estables. La administración municipal contrata aproximadamente el 95% de la actividad de estas entidades, nacidas al calor de los ayuntamientos democráticos y cuyo despliegue, explicaron algunos de sus representantes, se remonta a 12 años atrás. El volumen de negocio que maneja anualmente frisa los 1.500 millones de pesetas, según informó Rosa Olmos, directora general de Art Stij y coordinadora del certamen.

Juan Manuel Tapia, portavoz de la organización, resumió los objetivos de la reunión de ayer de la manera siguiente: "Se trata, en primer término, de investigar las necesidades culturales del público para perfilar una oferta que la satisfaga. En segundo lugar", agrega, "la meta consiste en fijar un marco estable de relaciones entre la administración municipal y las entidades gestoras. Y, por último, la tercera meta consiste en racionalizar las relaciones entre las gestoras, para hacerlas permanentes". De la reunión de ayer surgieron dos grupos de trabajo. Los grupos consensuaron un documento en el cual se pronuncian a favor de la fórmula de gestión denominada cesión de uso de espacios, y que consiste en que las gestoras se hacen cargo de la rectoría integral de los centros, bajo la dirección de jefes de unidades y directores.

Asimismo, preconizan la puesta en marcha de un sistema de control de calidad de la oferta cultural brindada; la elaboración de análisis de la demanda y de proyectos culturales a largo plazo, además de mejoras en la información, con el objetivo de rentabilizar socialmente las actividades.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 31 de mayo de 2000