Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ruiz-Gallardón resalta el valor de la lealtad cuando Beteta le abandona

La toma de posesión de los nuevos consejeros del Gobierno regional se convirtió ayer en una declaración de fidelidad y de amistad entre el presidente, Alberto Ruiz-Gallardón, y su ya ex consejero de Hacienda, Antonio Beteta. Este último, emocionado tras el final de 13 años en la política madrileña siempre al lado de Ruiz-Gallardón, terminó su discurso con un "siempre seré tu amigo", mientras que el presidente le recordó que "la lealtad es la distancia más corta entre dos corazones". Al acabar el acto, se abrazaron con fuerza. Ruiz-Gallardón, al que la voz se le quebró en dos ocasiones, empleó palabras como "lealtad", "eficacia" o "complicidad" para referirse a sus colaboradores pasados y presentes. Aseguró que el "impulso rebelde" y de "vanguardia" del Gobierno regional que encabeza se mantendrá a pesar de los "vientos" en contra y añadió que la Comunidad de Madrid "no sería lo que es hoy, si no fuera por Antonio Beteta".

El puesto de Beteta - que ocupará una subsecretaría en el Gobierno de José María Aznar- fue cubierto ayer por Manuel Cobo, que une a su actual condición de consejero de Presidencia la de máximo responsable de Hacienda. Cobo anunció que mantiene como viceconsejera de Presidencia a Paloma García y como número dos de Hacienda a Juan Bravo.

Pedro Calvo, nuevo consejero de Medio Ambiente, convertirá en viceconsejera a la actual secretaria general del grupo popular, Paz González. Juan González, que hasta ahora ocupaba este cargo en Medio Ambiente, pasa a ser viceconsejero de Justicia, a las órdenes de Carlos Mayor Oreja.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 31 de mayo de 2000