Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oposición armada de Irán lanza otro ataque con morteros en Teherán

Pocas horas antes de que el nuevo Parlamento de Irán eligiera como presidente a un clérigo de la izquierda radical y amigo de las reformas, Mehdi Karrubi, un comando de la oposición armada al régimen iraní atacaba con morteros el cuartel general de los Guardianes de la Revolución (pasdaran) en Teherán, dejando un herido leve y numerosos daños materiales. Se trata del tercer ataque de este tipo en menos de un año.

Un pequeño comando de militantes de la organización de la oposición iraní Muyahidín al Jalq (Combatientes del Pueblo), basada en Irak, logró el lunes por la noche lanzar cuatro proyectiles de mortero contra la sede principal de los pasdaran en el este de Teherán. Los atacantes, que vestían ropas de mujer, huyeron rápidamente tras robar un vehículo y tomar a su conductor como rehén.Éste es el tercer ataque que los Muyahidín (calificados por el régimen de Teherán como "hipócritas") realizan contra las instalaciones de los pasdaran en la capital en menos de un año, lo que demuestra la capacidad de maniobra de esta organización, cuyas bases se encuentran en Irak, donde dicen poseer un ejército de entre 50.000 y 60.000 hombres fuertemente armados.

Los Muyahidín, que tratan de poner en pie en el interior del país una llamada República Islámica Democrática, abogan por una lectura del islam progresista y moderna, que nada tiene que ver, en su opinión, con la del régimen de los clérigos. Sus bases ideológicas son tan confusas y ambiguas como sus fuentes de financiación, que, según ellos, provienen de aportaciones voluntarias de los inmigrantes en el exterior y de los beneficios de sus empresas internacionales, pero que en realidad dependen del país que les cobija: Irak.

Pocas horas después de que se produjera este ataque, el Parlamento iraní escogía como presidente al hoyatoleslam Mehdi Karrubi, de 63 años, un antiguo militante de la izquierda radical convertido en fiel seguidor del proceso de reformas del presidente Mohamed Jatamí. Karrubi, que ya presidió la Cámara de 1989 a 1992, obtuvo 186 votos de los 251 de la nueva Cámara, dominada por los diputados reformistas, elegidos en los comicios de los pasados febrero y abril.

El nuevo presidente del Parlamento iraní es el hijo de un clérigo del sur del país, que con esfuerzos pudo enviar a su hijo a estudiar a la ciudad de Qom, donde se encuentran los centros de formación shiíes más importantes del mundo. Después de concluir sus estudios coránicos, se trasladó a estudiar teología a la Universidad de Teherán, donde comenzó su vida política como opositor al sha, lo que le costó la cárcel primero y el exilio después. Karrubi fue miembro fundador de los primeros comités revolucionarios que hicieron posible la caída del sha.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 31 de mayo de 2000

Más información

  • Un reformista de izquierdas, nuevo presidente del Parlamento