Cádiz trabaja ya para acoger una gran regata cada cinco años

El Ayuntamiento de Cádiz se ha puesto ya a trabajar para conseguir otra escala de regatas transoceánicas de grandes veleros en los próximos cinco años. El objetivo municipal es que el puerto acoja más pruebas de estas características, tras el éxito de la Gran Regata 2000, cuyos barcos partieron del muelle gaditano el pasado domingo, y de la Regata Colón, celebrada en 1992. "Como todo el mundo está percibiendo, es una regata que va ser periódica, cada cinco o siete años", dijo ayer Teófila Martínez, alcaldesa de la ciudad.El municipio gaditano considera que esta escala de cuatro días ha logrado todos los objetivos: la promoción turística de la ciudad, la oferta de ocio a los ciudadanos, el beneficio para el sector hostelero y comercial, así como ha contribuido a fijar la marca de Cádiz, capital de la vela del sur de Europa.

"Hemos podido demostrar la capacidad de organización que tenemos en la ciudad y eso nos permite competir con ciudades como Boston, que va a tener 30 millones de dólares de presupuesto para la organización de la Gran Regata, mientras que nosotros lo hemos hecho con 1,5 millones de dólares", dijo ayer Teófila Martínez, quien añadió: "Se han ido muy impresionados, pensando que van a tener que hacer un esfuerzo desde el punto de vista organizativo y de actividades complementarias para ponerse por encima de nosotros".

Las primeras cifras ofrecidas por el municipio apuntan un millón de visitas al muelle de la ciudad durante los cuatro días en que han estado amarrados los grandes veleros. El único aspecto que ha sido criticado es el del Plan de Tráfico, que no ha garantizado la fluidez de la circulación ni el acceso al casco antiguo. El Sindicato de la Policía Local (SPL) acusó ayer al concejal del área y al inspector jefe del cuerpo de "irresponsables", "improvisadores" y "aventureros", al considerar que el plan no ha funcionado y que la organización ha sido "caótica".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS